martes, 31 de diciembre de 2013

LIBROS - LA EXPERIENCIA PSICODÉLICA: UN MANUAL BASADO EN EL LIBRO TIBETANO DE LOS MUERTOS (1964) por Timothy Leary








The Psychedelic Experience: A Manual Based on The Tibetan Book of the Dead (La experiencia psicodélica: un manual basado en el Libro tibetano de los muertos), es un manual instructivo para ser usado en sesiones en las cuales se está en contacto con drogas psicodélicas.

Fue escrito en 1964 por Timothy Leary, Ralph Metzner y Richard Alpert, los cuales tomaron parte en experimentos que investigaban las posibilidades terapéuticas y religiosas de drogas como la mescalina, la psilocibina y el LSD. El libro es dedicado a Aldous Huxley e incluye una pequeña cita introductoria de su libro Las puertas de la percepción.

El 13 de mayo de 1957 la revista Life publicó un artículo de Robert Gordon Wasson que documentó (y popularizó) el uso de hongos del género Psilocybe en ceremonias religiosas de los indígenas Mazatecas de México. Anthony Russo (colega de Leary) había consumido estos psicodélicos (o enteogénicos) Psilocibe durante un viaje a México y le contó su experiencia a Leary. Dos años después, en agosto, Timothy viajó a Cuernavaca y probó:
“La experiencia psicodélica es un viaje a nuevos realismos de la conciencia. Los alcances y el contenido de las experiencias no tiene límites, pero su rasgo característico es la trascendencia de conceptos verbales, de las dimensiones de espacio y tiempo, y del ego o la identidad". 

Experiencias de conciencia agrandada pueden ocurrir de varias formas: privación de los sentidos, ejercicios de yoga, meditación disciplinada, éxtasis religioso o estéticos, o espontáneamente. Más recientemente se han vuelto disponibles para cualquiera a través de la ingestión de drogas psicodélicas como LSD, psilocibina, mescalina, DMT, y otras. 

Por supuesto, la droga no produce la experiencia trascendente, meramente actúa como una llave química que abre la mente, libera el sistema nervioso de sus patrones ordinarios y estructuras”.
En septiembre de 1966, Leary fundó La Liga para el Descubrimiento Espiritual, una religión que declara al LSD como su santo sacramento, en parte como un esfuerzo infructuoso por obtener un status legal para el uso de LSD y otros psicodélicos como elementos constitutivos de la religión, basándose en el argumento de "libertad de religión". El 6 de octubre de 1966, la LSD fue declarada ilegal y todos los programas científicos de investigación detenidos.

A principios de 1967, Leary hizo una gira por algunas universidades presentando una interpretación multimedia llamada “La Muerte de la Mente”, con el fin de representar la experiencia con la LSD. Él dice que la Liga para el Descubrimiento Espiritual tiene un límite ya alcanzado de 360 miembros, pero insta a los demás a formar sus propios grupos religiosos psicodélicos.

En enero de 1967, Leary pronunció un discurso ante la Human Be-In, un grupo de 30.000 hippies en Golden Gate Park, San Francisco, donde dijo su famosa frase “Turn on, tune in, drop out”. Esta fue una ocurrencia de Leary una vez que se estaba bañando un día después de que Marshall McLuhan le sugirió “algo rápido” para promover los beneficios de la LSD.

Finalizando la década de los sesenta, Leary se mudó a California. Hizo algunos amigos en Hollywood, y se dice que cuando se casó con su tercera esposa, Rosemary Woodruff , en 1967, el evento fue dirigido por el actor Ted Markland, de Bonanza, y todos los invitados estaban en un plano superior de realidad.

Comenzando la década de los setenta, Leary, en colaboración con el escritor Brian Barritt, formuló su “circuito modelo de conciencia”, donde dice que la mente humana consiste en siete circuitos que, cuando son activados, producen siete niveles de conciencia (publicado por primera vez como un ensayo titulado, Las Siete Lenguas de Dios). Leary y Barritt colaboraron con el grupo de rock alemán Ash Ra Tempel en el disco Seven Up (1972), cuyos siete cortes ilustran las tesis de Leary. El sistema pronto se expandió e incluyó un octavo circuito, pero no fue exhaustivamente formulado hasta la publicación del libro Exo-Psicología de Leary.

Leary creía que los primeros cuatro circuitos (“los circuitos larvales” o “terrestres”) son naturalmente accesibles para la mayoría de la gente en su vida, siendo activados por los puntos de la transición naturales en la vida como la pubertad. Los segundos cuatro circuitos (“los circuitos estelares” o “extraterrestres”), son eventos fortuitos de los primeros cuatro circuitos, que podían ser activados en puntos de transición que tendremos cuando evolucionemos y nos equiparían para sobrellevar la vida en el espacio, como también la expansión de la conciencia que va a ser necesaria para ir más allá de nuestros alcances actuales en los progresos científicos y sociales. 

Leary sugiere que algunas personas pueden hacer el cambio a los últimos cuatro circuitos (es decir, hallar el gatillo artificialmente) alterando la conciencia utilizando técnicas como la meditación y los esfuerzos espirituales como el yoga, o tomando las drogas psicodélicas específicas para cada circuito. Un ejemplo que él cita como evidencia de “los cuatro circuitos más altos” fue el sentimiento de flotar en el aire y los movimientos inhibidos experimentados por los usuarios de marihuana. En el modelo de ocho circuitos de conciencia, una función teórica primaria del quinto circuito (el primero de los cuatro que desarrolló para la vida en el espacio exterior) es permitirles a los humanos acostumbrarse a la vida en un ambiente de gravedad cero, o de baja gravedad.

Paralelamente,  se lanza al mercado"Revolver", álbum que  significó  en The Beatles un quiebre significativo en su evolución musical. Los chicos de Liverpool dejaban atrás el rock and roll más puro para acercarse a experimentaciones mucho más sicodélicas, partiendo desde el arte de su carátula a la experiencia musical innovadora que presentaba este trabajo.
Uno de los temas más conocidos de este album, "Tomorrow Never Knows", está basado en el libro "The Psychedelic Experience: A Manual Based on the Tibetan Book of the Dead", de Timothy Leary. Para su composición, Lennon se inspiró en uno de los mayores exponentes de la experimentación con psicotrópicos, lo que define también el periodo que pasaban The Beatles, en búsqueda de sonidos revolucionarios.

John Lennon compuso la canción en enero de 1966, a partir de la adaptación del libro The Psychedelic Experience de Timothy Leary, Richard Alpert, y Ralph Metzner, el cual, a su vez, está basado en el Libro Tibetano de los Muertos. El libro compara la "muerte del ego", bajo la influencia del LSD y de otras drogas psicodélicas, con el proceso de muerte física.

Peter Brown afirmó que la única fuente de inspiración para Lennon durante la composición de la canción fue el Libro Tibetano de los Muertos, que solía leer mientras consumía LSD. George Harrison posteriormente declaró que la idea de la letra provenía del libro de Leary, Alpert y Metzner. Por su parte, McCartney confirmó las palabras de Harrison, declarando que, tanto él como Lennon, habían visitado la librería de la Galería Índica en busca de un libro sobre Friedrich Nietzsche y que Lennon había encontrado una copia de The Psychedelic Experience, en el cual se podía leer: "cuando tengas dudas, relájate, apaga tu mente, y déjate ir río abajo". Inmediatamente, Lennon compró el libro y siguió las instrucciones exactamente como estaban recogidas en las páginas del propio Leary.

Es evidente que, tras descubrir el Libro Tibetano de los Muertos, el autor se dio cuenta de que las experiencias, guías y pautas que en él se ofrecían para la buena llegada a puerto del viaje del espíritu después de la muerte. Y éstas era muy similares, a su parecer, a lo que se experimentaba en un viaje lisérgico de LSD. Esto le llevó a escribir una versión propia interpretando el clásico tibetano para guiar a todos los psiconautas en lo que debería ser un viaje bajo la influencia ácida, libre de riesgos según su particular concepción.




Video - Timothy Leary: The Psychedelic Experience (Audiobook,1966):






Video - Timothy Leary: The Psychedelic Experience (Documentary):




lunes, 30 de diciembre de 2013

SONIDOS - BLACK BIRD / THIS IS NOT AMERICA (JACO PASTORIOUS + PAT METHENY GROUP) por The Covers Project








TCP Instrumental Mashup/fan made song
© copyright Pat Metheny Group
© copyright Jaco Pastorious



ESCENA TEATRAL - GLENGARRY GLEN ROSS (Gerald Schoenfeld Theater de Broadway, 2012) de David Mamet








PACINO Y LA GRANDILOCUENCIA EN ESCENA



Al Pacino regresó al inquietante mundo de las bienes raíces para la nueva versión de la clásica obra Glengarry Glen Ross en Broadway.  El legendario actor encarna el papel de Shelly Levene en una reposición que conmemora el 30o aniversario de la obra de David Mamet laureada con el Pulitzer sobre el traicionero mundo de un vendedor.

En el ámbito teatral Pacino ha sido galardonado con dos Tony como actor de reparto en Does a Tiger Wear a Necktie? en 1969 y como mejor actor en The Basic Training of Pavlo Hummel en 1977, siendo también nominado a un Tony con su última actuación en Broadway hasta la fecha: Shylock en El mercader de Venecia de Shakespeare, en 2010. Su interpretación en esta obra no es para menos; con gran sapiencia sobre las tablas, demuestra toda su expresividad coporal y facial para dotar a un personaje de los mas finos y elborados matices posibles para convertirlo en el eje del relato.

Pacino y Mamet trabajaron recientemente juntos en una película biográfica sobre Phil Spector para HBO; en la misma encarna al afamado productor musical que fue encarcelado tras el asesinato de una modelo. El filme fue escrito y dirigido por Mamet, quien reúne fuerzas nuevamente con el intérprete que diera vida a Ricky Roma en una versión cinematográfica de la obra en 1992.

El veterano de la pantalla grande se hizo con una nominación al Oscar por su papel como el vendedor Ricky Roma en la adaptación al cine de la obra en 1992, pero ahora va a hacer el papel de su difunto compañero de reparto Jack Lemmon, el del atribulado agente inmobiliario Shelley 'The Machine' Levene, sobre las tablas neoyorquinas.
  
«Glengarry Glen Ross» se estrenó en Londres en 1982, y un año más tarde llegó a Broadway. Con ella David Mamet obtuvo el premio Pulitzer, concibiendo una crítica feroz del sistema laboral, a través de la historia de unos vendedores de terrenos en Estados Unidos. Glengarry Glen Ross se presentó en Broadway por última vez en el año 2005, cuando ganó un premio Tony Award.  En esta nueva puesta, el resto del reparto incluyes a Bobby Cannavale, David Harbour. John Williamson, Richard Schiff, John C. McGinley, Jeremy Shamos y Murphy Guyer.



Clip - #1:



Clip - #2:



Clip - #3:


Clip - #4:


Clip - #5:


Clip - #6:


SOBREDOSIS DE TV - CASOS NO RESUELTOS (Cold Case Files, 1999-2008)









MENTE CRIMINAL, ROMPECABEZAS POLICIAL



A veces pueden tardarse décadas en dilucidar un caso. Inmiscuirse en la metne de un asesino serial, enteder su comportamiento, sus motivaciones y seguir sus pistas. En un mundo donde los expedientes criminales se multiplican diariamente, la posibilidad de que muchos queden sin solución, aumenta. Pero dentro del sistema de justicia hay quienes no están amparados. Cada año, innumerables casos criminales son abandonados sin resolución. Hasta ser desempolvados de su lugar de archivo muchos años después. 

Pero con el uso de las nuevas tecnologías y el trabajo de profesionales dedicados, muchos de los misterios han sido develados. Estos casos que fueron una vez abandonados, y luego resueltos gracias a las nuevas tecnologías, dan cuenta de las técnicas de avanzada que utiliza la policía en la actualidad.

Aterradores hallazgos, lamentables pérdidas, escenas y crímenes, y el registro detallado de evidencias que podrían revelar la secreta y malévola identidad de esos fríos y violentos asesinos han quedado archivados por años y décadas. El tiempo, un enemigo desafiante. Casos sin resolver que esperan emerger a la luz para, finalmente, encontrar la justicia.

Cada año, innumerables casos criminales son abandonados sin solución. Pero dentro del sistema de justicia hay quienes no están dispuestos a perder el más mínimo detalle de sus investigaciones, ni a darse por vencidos. A&E y su presentador Bill Kurtis continúan presentando esta serie que retrata el esfuerzo y la pericia de las autoridades, así como de las más sofisticadas técnicas que ofrece la ciencia forense, para hallar la clave de los Casos no resueltos.


Ficha de la Serie:


Formato:        Reality Show Legal, Documental Policial
Creado por:     Kurtis Productions, Ltd.
Narrador:       Bill Kurtis 
País:           Estados Unidos
Episodios:      126
Duración:       45–50 minutos
Canal:          A&E Network

Período:        1999 – 2008


Casos No Resueltos, Capítulo "Monstruo":


Casos No Resueltos, Capítulo "La Promesa de su Prima":


Casos No Resueltos, Capítulo "Deja Vú":



jueves, 26 de diciembre de 2013

ESCENA TEATRAL - FENCES (Cort Theatre de Broadway, 2010) de August Wilson







WASHINGTON Y SU MASTER CLASS ACTORAL




“Fences” pertenece al “Ciclo Pittsburgh,” conocida también como el “Ciclo Centenario” del dramaturgo August Wilson. Esta serie de diez obras relata la historia de la experiencia de los afroamericanos en el siglo veinte. En “Fences,” Wilson ubica la acción en la década de los cincuenta, 1957, específicamente. Washington interpreta a Troy Maxson, un hombre quien ha sido desilusionado en la vida cuando su sueño de jugar al béisbol profesional en las ligas mayores no se realizó. 

En ésta época, solo podía jugar con las ligas negras debido a la barrera de color que existía en los deportes profesionales. Por eso, Troy no quiere que su hijo Cory (Chris Chalk) busque una carrera como futbolista profesional. La relación con su esposa Rose (la maravillosa Viola Davis) sufre cuando Troy tiene un amorío con una mujer joven quien muere mientras dando a luz a una niña. La escena más poderosa del drama ocurre cuando Rose confronta a su esposo porque ella también tuvo unos sueños que nunca fueron realizados.

También poblando el universo creado por el dramaturgo están su amigo Bono (Stephen McKinley Henderson), su hermano indefenso Gabriel (Mykelti Williamson), el hijo Lyons que tuvo de su primer matrimonio (Russell Hornsby) y la hija Raynell (Eden Duncan-Smith) quien nació de su amorío reciente.

Ambos intérpretes principales son perfectos en sus respectivos papeles de Troy y Rose. Washington es un actor carismático de un magnetismo único, quien sobresale en las primeras escenas representando el símbolo del esposo perfecto y en las cuales revela su amorío clandestino y sus profundas desilusiones. Davis, por su parte, maneja expertamente cada diálogo y gesto, captando todos los matices de su personaje. La música original de Branford Marsalis es otro de los encantos de la poderosa producción.

Denzel Washington ganó su primer premio de teatro Tony por su interpretación en la obra "Fences", con la que ha debutado en Broadway, y en la que comparte escenario con Viola Davis, ganadora también del galardón a la mejor actriz.

En "Fences", de August Wilson y estrenada por primera vez en 1985, Denzel Washington interpreta a Troy Maxson, un trabajador de Pittsburgh que quiso dedicarse al béisbol en una época en que las grandes ligas no admitían jugadores negros.

El destacado intérprete ha sido así reconocido en su labor como actor en Broadway, y "Fences" ha estado también nominada entre los mejores reestrenos junto a "Lend me a Tenor", "The Royal Family" y "A view from the bridge (Panorama desde el puente)", de Arthur Miller.

Conocida su segunda versión a su estreno en 2010, ganó el prestigioso Premio Pulitzer y el Premio Tony cuando debutó en Broadway en 1985. Una década y media deespués, regresa a la escena neoyorkina en una lujosa producción que alardea la presencia estelar de Denzel Washington y Viola Davis. La presencia de estos dos actores distinguidos es solo uno de los muchos alicientes de la nueva producción que ha sido dirigida por Kenny Leon.



Clip - escena de Fences #1:


Clip - escena de Fences #2:


Clip - escena de Fences #3:


Clip - montaje de "Fences":



LIBROS - EL LARGO ADIÓS (The Long Goodbye, 1953) de Raymond Chandler






UN MANUAL DEL POLICIAL NEGRO



El largo adiós (The long goodbye) es una novela escrita por Raymond Chandler y publicada por Hamish Hamilton en Estados Unidos en 1953. Forma parte de la serie de libros protagonizada por el detective privado Philip Marlowe y está considerada una de las obras cumbres del género negro. Utilizando a su personaje más carismático como instrumento de crítica social, el escritor introdujo en la obra elementos autobiográficos. En 1955 recibió el "Premio Edgard Allan Poe" a la Mejor Novela. Escrita tras La Hermana Pequeña, precede a Playback, la última novela protagonizada por Marlowe.

El largo adiós discurre a través de una compleja trama que se urde en torno a Terry Lennnox -millonario consorte y veterano de guerra con el que Marlowe simpatiza a primera vista- y su acaudalada mujer. La novela se centra en la amistad que Philip Marlowe establece con un peculiar personaje, Terry Lennox, al que una madrugada ayuda a salir del país hacia México para descubrir a la mañana siguiente que es sospechoso de asesinar a su esposa y de que el propio Marlowe puede ser acusado de complicidad. 

El suicidio de Lennox en Otatoclán y su carta de confesión, sumados a la influencia del padre de la asesinada, el millonario Harlan Potter (interesado en echar tierra sobre el escándalo), cierran el caso. A pesar de las presiones adversas de un gángster amigo del difunto, el detective sigue indagando. Dicha investigación se verá mezclada con otro caso para el que Marlowe es contratado: la localización de un escritor desaparecido, Roger Wade, al que andan buscando tanto su mujer Eileen como su editor, Howard Spencer. Entre más indague, mayores serán las sombras que encuentre en el pasado de su amigo, Terry Lennox, del que descubre lo poco que en realidad conocía.

Una constante en la obra de Chandler es el uso del género negro como instrumento de análisis y crítica social. El largo adiós indaga en la realidad social de Los Ángeles, transformando a la ciudad en un personaje más de la novela. La “gente bien” de los buenos barrios, la delincuencia (más o menos) organizada de los barrios menos buenos, el funcionamiento de la ley y la justicia como extensión del poder… El autor retrata la falsedad de unos comportamientos que se mueven en la neutral superficie de la sociabilidad, señalando los síntomas que delatan el fango subyacente. 

Pero más allá del aspecto social esta novela se distingue por el estudio que Chandler realiza sobre la amistad, sobre sus límites y sus lealtades. Marlowe acepta a Terry Lennox como amigo sin importarle su pasado, sus defectos ni sus errores, capaz de arriesgarse a ir a la cárcel (o algo peor) por defenderle, apelando a la segunda oportunidad que todos merecemos. Reconoce en él una similar personalidad solitaria, desencantada y cínica; vínculo simbolizado en los gimlets que acompañan sus reuniones. Y ello aunque las dudas sobre su inocencia crezcan según indague en el pasado del veterano y lisiado de guerra, del millonario consorte de una malcriada heredera, del sospechoso de vínculos con el crimen organizado, del fugado de la justicia, del presunto asesino y del supuesto suicida.

El largo adiós está considerada la novela más ambiciosa y lograda de Raymond Chandler, culminación y madurez de la obra que arranca con El sueño eterno (1939), repleta de melancolía y articulada a través del estudio de los personajes, indagando en sus motivos y razones. El propio Chandler, en una carta a un amigo la definió como “mi mejor libro” (The New York Times, 25 de abril de 1954), calificando su proceso de escritura como de “agonía”. En la novela el duro y cínico detective parece abrirse, vulnerado por el sincero sentimiento de amistad, mostrándonos un personaje más romántico, más idealista (caracteres que siempre subyacieron en la personalidad de Marlowe pero que en esta novela emergen con mayor claridad), para verse finalmente desengañado ante la realidad de una relación asimétrica en la que él se ha volcado desinteresadamente, mientras la otra parte lo ha utilizado en su provecho.

En 1954 se realizó una versión televisiva para la serie Climax!, con el actor Dick Powell en el papel de Marlowe. En 1973 Robert Altman llevó la novela al cine (The Long Goodbye), situándola en el Los Ángeles contemporáneo y con Elliott Gould componiendo un Marlowe al tiempo fiel e iconoclasta con respecto al personaje literario. En 1978 la BBC adaptó la historia a la radio protagonizada por Ed Bishop. 

Junto con Dashiell Hammett, Chandler es el escritor de novelas negras de mayor prestigio y, probablemente, popularidad. Los dos, aunque primero Hammett, dignificaron un género que hasta entonces era, básicamente, pasto de los lectores de las revistas y las ediciones baratas de usar y tirar. Chandler tenía una formación más rigurosa y académica de lo habitual, pues pese a nacer en Chicago se educó en Londres y completó su formación académica en Francia y Alemania. Regresó a Estados Unidos y trabajó en diversos oficios hasta que en 1932, con 44 años de edad, y tras ser expulsado de la empresa petrolera en la que era ejecutivo, decidió dedicarse exclusivamente a la literatura.

En 1954 publicó su novela más afamada y respetada, El largo adiós, en la que el protagonista volvería a ser su detective Philip Marlowe, un héroe romántico, hombre de honor y caballero escéptico, personaje central de toda su producción novelística. Esta obra, como la gran mayoría de las suyas, fue adaptada al cine, en este caso por Robert Altman, en 1973. 

Chandler fue uno de los escritores más vinculados a la industria de Hollywood y no sólo porque sus novelas se llevaron a la pantalla, sino porque él mismo trabajó para el cine en calidad de guionista. A él se deben, entre otras, las adaptaciones de Perdición, de Billy Wilder (1944), sobre la novela de James M. Cain, o Extraños en un tren, novela de Patricia Highsmith que llevó al cine Alfred Hitchcock en 1951.



Fragmento de “El Largo Adios”:

“Hay rubias y rubias, y hoy es casi una palabra que se toma en broma. Todas las rubias tienen su no sé qué, excepto, tal vez, las metálicas, que son tan rubias como un zulú por debajo del color claro, y en cuanto al carácter. Tan suave y blanco como el empedrado de la acera. Existe la rubia pequeña y agradable, que gorjea como los pájaros, y la rubia alta y estatuaria, que lo envuelve a uno en una mirada azul de hielo. Existe la rubia que lo mira a uno de arriba abajo y tiene un perfume encantador y resplandece tenuemente y se cuelga del brazo y está siempre muy, muy cansada cuando usted la acompaña a su casa. Ella hace ese gesto de impotencia y tiene ese maldito dolor de cabeza y a usted le gustaría aporrearla, aunque esté contento de haber descubierto lo del dolor de cabeza antes de haber invertido en ella demasiado tiempo, dinero y esperanzas. Porque el dolor de cabeza siempre estará así, es un arma que nunca deja de usarse, y tan mortífera como la espada del asesino o el frasco de veneno de Lucrecia.

Existe la rubia dulce, dispuesta y aficionada a la bebida, y que no le importa lo que lleva puesto — siempre que sea visón —o adónde va— siempre que sea el “Starlight Roof” y haya mucho champaña seco—. Existe la rubia pequeña y altiva que es una verdadera compañera y quiere pagar ella su cuenta y está llena de luz de sol y de sentido común que sabe judo y puede lanzar al aire, por arriba del hombro, al conductor de un camión, sin perderse más de una frase del editorial del Saturday Review. Existe la rubia pálida, pálida, con anemia de tipo incurable, pero no fatal. Es muy lánguida y muy sombría y habla suavemente como salida de no sé dónde, y usted no le puede poner un dedo encima, en primer lugar porque no tiene ganas, y en segundo lugar porque ella está leyendo La tierra perdida o Dante en el original o Kafka o Kierkegaard, o porque estudia dialecto provenzal. Adora la música, y cuando la Filarmónica de Nueva York está tocando Hindemith, ella puede decirle a usted cuál de los seis contrabajos entró un cuarto de tiempo más tarde. He oído decir que Toscanini también es capaz de ello. Eso quiere decir que son dos.

Y, por último, existe la muñeca maravillosa y encantadora que sobrevive a tres reyes del hampa y después se casa con un par de millonarios a un millón por cabeza y termina con una villa de color de rosa pálido en Cap d’Antibes, un coche Alfa Romeo completo, con chófer y acompañante, y una caballeriza de aristócratas enmohecidos a los que tratará con la atención distraída y afectuosa conque un anciano duque dice buenas noches a su criado.

Aquel sueño atravesado en mi camino no pertenecía a ninguna de esas categorías; ni siquiera era de este mundo. Era inclasificable: tan remota y clara como el agua de la montaña, tan evasiva como su color…”




SOBREDOSIS DE TV - AUNQUE USTED NO LO CREA (Ripley's Believe It Or Not!, 1982-1986)









CREER O NO CREER, ESA ES LA CUESTIÓN



"Aunque usted no lo crea, de Ripley" (Ripley’s Believe It or Not!) también conocido en Latinoamérica como “Créase o no”, es un programa de televisión que muestra cosas sorprendentes, curiosidades y acontecimientos raros y extraños, que suceden alrededor del mundo. La serie originalmente se transmitió por la cadena norteamericana ABC entre los años 1982 y 1986, con 79 episodios y su música original fue escrita por Henry Mancini. Dirigida por Ronald Lyon y producida por Mel Stuart, fue protagonizada por Jack Palance, al lado de Catherine Shirriff (1a temporada), Holly Palance (2ª-3ª temporada) y Marie Osmond (4ª temporada). 

Su origen es la serie Believe It or Not! creada y dibujada en 1918 por Robert Ripley en forma de periódico gráfico que presentaba hechos sorprendentes y poco habituales provenientes del mundo entero. Tuvo tanto éxito que más tarde fue llevado a una gran variedad de otros formatos: radio, televisión, una cadena de museos, una colección de libros y un juego de flipper.

Ripley Entertainement es una división del grupo Jim Pattison, basado en Orlando que publica y difunde numerosos proyectos en el mundo entero, especialmente series televisivas, caricaturas, libros, posters, juegos y contenido para teléfonos móviles. Como programa de televisión fue conducido inicialmente por Jack Palance y Holly Palance (que luego fue remplazada por Marie Osmond) y posteriormente por Dean Cain.

La colección Ripley comprende 20.000 fotografías, 20.000 aparatos y 130.000 dibujos y es exhhibida en museos de todo el mundo con suscursales en California, Florida, Nueva York, Oregon, Missouri, Nueva Jersey, Maryland, Virginia, Wyoming, Texas y Wisconsin, en Estados Unidos; la Ciudad de México, Guadalajara y Veracruz, en México; Cavendish y las Cataratas del Niágara, en Canadá; Blackpool y Londres, en Inglaterra; Pattaya en Tailandia; Copenhague en Dinamarca; Jeju en Corea del Sur; Bangalore en India; en Kuwait; Pahang en Malasia; y Surfers Paradise en Australia.

Robert Ripley, el dibujante, el explorador, el periodista, aventurero, ilustrador, coleccionista y buscador de lo raro y lo extraño, es un hombre que vivió una vida que sólo puede ser resumida por la declaración que él mismo creó, “¡Aunque Ud. Lo Crea o No!”. Su obra de su vida, sus descubrimientos, su arte, los cuentos y aventuras que él vivió siempre serán la base de todo lo que Ripley Entertainment abarca, inspirando a la célebre serie de TV.
  
Ripley fue uno de los personajes más famosos en el mundo durante la primera mitad del siglo XX. Nacido LeRoy Ripley en 1890 en Santa Rosa, California, “Roy” era un artista ávido y un gran atleta a una edad muy joven. A los 14 años, vendió su primera caricatura a la revista LIFE por ocho dólares. A los 15 años, Ripley estaba trabajando en el Boletín de San Francisco y pronto se trasladó al San Francisco Chronicle. 

En 1913, se trasladó a Nueva York y, conocido como “Robert”, en lugar de “Leroy”, comenzó a trabajar en el Globe de Nueva York dibujando caricaturas deportivas. Después de haber hecho esto por varios años, Ripley se encontró con un día de deportes lento y decidió elaborar nueve evento deportivo inusual en pequeños bocetos. La caricatura se titulaba originalmente “, Champs y Chumps”, pero después de mucha deliberación, el título fue cambiado a Believe It or Not!. 

Una vez que la caricatura despegó y se hizo inmensamente popular, Ripley se convirtió en un viajero del mundo, buscando historias de proporciones extrañas e inusuales para poner en su función de renombre internacional. En una época en la que no muchas personas viajaron fuera de su propia ciudad natal, y mucho menos fuera del país, se convirtió en un viajero compulsivo y viajó incansablemente.

Él se aventuró en áreas no convencionales en la India y el Oriente y visitado pueblos y culturas que nunca supo que existía mayoría de los estadounidenses. Su destino preferido era China, y durante varios meses después de su primer viaje a Oriente, Ripley firmó sus caricaturas Rip Li. Fue también durante estos viajes que recogió muchos recuerdos extraños e increíbles que más tarde se convirtió en una extensa colección de rarezas e historias increíbles que sirven para entretener al público incluso hoy en día.

Teniendo en cuenta su vida increíble, quizá sea conveniente que incluso la muerte de Robert Ripley dejó el mundo preguntandose “Aunque Ud. Lo Crea o No” A la edad de 58 años, Ripley murió mientras grababa el episodio 13 de su serie de televisión, un episodio que era acercs de la muerte y sus rituales. Se desmayó durante el programa, fue llevado al hospital y, poco después, fue declarado muerto de un ataque al corazón.

El legado de Ripley, y lo que trajo al mundo continúa vigente en todos los museos de”¡Aunque Ud. Lo Crea o No!” y sus tradiciones continúan con la serie de dibujos animados. Hoy en día la caricatura se ve a diario en casi 200 periódicos en todo el mundo, en 42 países, y en 17 idiomas.

La mayoría de las exposiciones en todos los museos de “¡Aunque Ud. Lo Crea o No!” se basan en las colecciones de rarezas obtenidas por Ripley a lo largo de sus viajes por el mundo. Cada año, millones de personas visitan los museos de Ripley para participar en la aventura, donde pueden tener la experiencia propia del increíble mundo de Robert Ripley. 


Ficha de la serie:

Emisión: 1982
Finalización: 1986
Creador: Robert Ripley
Género: Documentales
Productor: Mel Stuart
Estudio: ABC, Columbia Pictures Television, Haley Lyon Rastar, Haley-Lyon Productions
Director: Ronald Lyo, William Kronickn
Duración: 60 min
Episodios: 79
Temporadas: 4
Guión: Thomas Fuchs, David H. Vowell (Idea: Robert L. Ripley)
Música: Henry Mancini, Robert Prince, Craig Safan, Morton Stevens, Joseph Weiss

Reparto:

    -Jack Palance (actor de doblaje: Rubén Moya)
    -Catherine Shirriff (1a temporada)
    -Holly Palance (2ª y 3ª)
    -Marie Osmond


Clip - intro de la serie:




martes, 24 de diciembre de 2013

viernes, 20 de diciembre de 2013

POESÍA - CONTEMPLO A MENUDO EL CIELO DE MI MEMORIA por Marcel Proust (*)







Todo lo borra el tiempo como las olas borran
Los trabajos infantiles sobre la allanada arena
Habremos de olvidar estas palabras tan precisas, tan vagas,
Tras las que el infinito sentimos cada uno.
#
Todo lo borra todo el tiempo mas no apaga los ojos
Sean de ópalo, de estrella o de agua clara;
Bellos como en el cielo o en un lapidario
Para nosotros arderán con fuego alegre o triste.
#
Unos, joyas robadas de su vivo joyero,
A mi corazón lanzarán sus duros reflejos de piedra
Igual que un día en que engastados, sellados en el párpado,
Brillaban con un fulgor precioso y frustrante.
#
Otros, dulces fuegos robados también por Prometeo,
Chispa de amor que brillaba en sus ojos
Y que para nuestro amado tormento hemos llevado,
claridades demasiado puras o joyas demasiado preciosas.
#
Constelad por siempre el cielo de mi memoria
Inextinguibles ojos de aquellas que amé.
Soñad como los muertos, fulgid como aureolas,
Como una noche de mayo brillará mi corazón.
#
Borra como una bruma el olvido los rostros,
Los gestos adorados en otro tiempo a lo divino,
Por quien locos estuvimos, por quienes fuimos sensatos,
Fascinación del error y símbolos de fe.
#
Todo lo borra el tiempo, la intimidad de las noches,
Mis dos manos en su cuello como la nieve virgen
Sus miradas que acarician como un arpegio mis nervios
Mientras sobre nosotros sus incensarios la primavera agita.
#
Otros, los ojos sin embargo de una mujer alegre,
Así como las penas eran vastos y negros.
Espanto de las noches, de las tardes misterio,
Entre esas mágicas cejas estaba su alma toda.
#
Y su corazón era vano como una mirada alegre.
Otros, como el mar tan cambiante y tan dulce,
Nos extraviaban hacia el alma en sus ojos hundida
Como en esas tardes marinas a que lo ignoto nos empuja.
#
Sobre tus claras aguas navegábamos, mar de los ojos.
Henchía el deseo nuestras tan remendadas velas.
Y las tempestades pasadas olvidando, partíamos
Sobre las miradas para descubrir las almas.
#
Tantas miradas diversas, las almas tan parejas,
Qué decepción para nosotros, viejos prisioneros de los ojos.
Habríamos debido quedarnos a dormir bajo la pérgola.
Pero os habríais marchado igual de haberlo sabido todo.
#
Para tener en el corazón estos prometedores ojos
Como un mar de atardecida que sueña con el sol
Inútiles gestas habéis realizado
Para alcanzar el país soñado que, bermejo,
#
De éxtasis gemía más allá de las verdaderas aguas
Bajo el arca sacrosanta de una nube que creíamos profética,
Pero es dulce tener para un sueño estas heridas,
Y vuestro recuerdo como una fiesta fulge.
***
En mi cabeza tuve un achacoso pájaro extraño
Que mejor cantaba que las fuentes, que los bosques
—Cuyas solemnes voces sin embargo amábamos —,
Pájaro melancólico y a veces risueño.
#
Debía tenerlo por su fragilidad bien cerrado
Contra el frío y el aire sucio y lluvioso de las ciudades.
Entre flores junto al fuego rutilante se quedaba
Cuando el invierno desplegaba sus desolados escenarios.
#
Pero, ¡ay!, abrí demasiado la ventana y la puerta,
Buscando la acción, el placer, palabras oscuras:
Alguien había entrado, mortal a sus ojos puros.
¿Quién, pues, había entrado? El amado animal murió.
#
¿Quién era el pájaro? ¿Qué celeste llama
Se apagó, me abandonó por el sol?
Algunas veces, despertando sobresaltado del sueño
Que es nuestra vida, me digo: «Era mi alma».
#
El pájaro sagrado es nuestro poeta, nuestra alma
El alma es poesía. ¡El pájaro, ay, enmudeció!
Sonámbulos lamentos acariciados o heridos
¿Hacia qué meta corremos olvidando nuestra alma?


(*) La poesía persiguió a Marcel Proust a lo largo de toda su vida; pero, si empezó escribiendo y publicando en alguna revista durante sus años de estudiante, no tardó en derivar hacia la narrativa, que en sus inicios quedó marcada por esos afanes líricos. Su primer libro editado en 1896, Los placeres y los días, viene envuelto por el aura de fin de siglo que acaba de contemplar la disolución del simbolismo y se adentra por una de sus derivaciones: un modernismo difuso del que va a librarse la rigurosa experimentación de Stéphane Mallarmé. El escritor francés Marcel Proust, considerado junto a Kafka y Joyce uno de los nombres propios de la literatura del siglo XX, será uno de los principales protagonistas del nuevo número de la revista cultural 'Turia', que publicará once poemas inéditos del escritor, entre ellos el citado "CONTEMPLO A MENUDO EL CIELO DE MI MEMORIA".