miércoles, 5 de febrero de 2014

DÌAS DE RADIO - LA VENGANZA SERÀ TERRIBLE (Radio Del Plata/Radio Continental/Radio 10/Radio Nacional, 1993-)






EL CLAN DE LOS INSOMNES Y PASTILLAS PARA NO DORMIR




"Cuando se apaga la luz, la radio y los programas que acompañan a los noctámbulos o desvelados de la noche se vuelven imprescindibles". - Lourdes Lávaque

"...La radio está hecha para los solitarios, los desplazados o los que viven en sitios alejados. A diferencia de la televisión –que te obliga con terquedad a mirar en una sola dirección, que exige la presencia de todo tu maltrecho cuerpo-, la radio está en todas partes. Las personas solas necesitan la radio porque sólo ella puede llenar los enormes espacios vacíos que albergan hasta los apartamentos más diminutos. No se enfada cuando nos distraemos, sino que tiene el tacto de comenzar en el momento en que la encendemos. Su sonido es nuestro ángel de la guarda: omnipresente pero modesto y sencillo. Mientras hacemos nuestras cosas, la radio nos sigue pacientemente. Su insistencia calma nuestras soledades más imprevistas y punzantes, suaviza las distancias entre nuestras almas y las siempre inalcanzables paredes. En ese sentido la radio es comprensiva, y las personas solitarias están necesitadas de comprensión...". - Paul Auster



"La venganza será terrible" es un programa de radio de humor y reflexión argentino, creado y conducido por Alejandro Dolina. Actualmente se trasmite en AM por Radio Del Plata, desde Buenos Aires. Junto a Dolina, el programa cuenta con los columnistas Patricio Barton, Jorge Dorio y Gillespi. El programa se realiza con la presencia de público, compuesto principalmente por jóvenes estudiantes, docentes o personas vinculadas con actividades del pensamiento. El contenido es fuertemente humorístico, pero registra como sección central una charla acerca de asuntos relacionados con el arte, la historia, la ciencia y otras áreas de la cultura. El programa tiene una breve sección musical donde los conductores cantan y ejecutan instrumentos. En esta etapa de la audición participan los músicos Alejandro Dolina (hijo), Martin Dolina y Manuel Moreira.

Si bien el programa con el nombre La Venganza Será Terrible comenzó a trasmitirse en 1993, Dolina afirma que los programas anteriores Demasiado Tarde Para Lágrimas y El Ombligo Del Mundo son parte del mismo ciclo radial, por lo que la antigüedad de este se remonta al 2 de abril de 1985, fecha de la primera emisión del mismo.

Allá por 1972 Alejandro Dolina se inició en radio en el ciclo "Mañanitas nocturnas", con Mario Mactas y Carlos Ulanovsky, donde hacía el inolvidable personaje de Gómez, un periodista pícaro. Aquí también contaba con la compañía de Carlos Trillo (su dupla en Humor, Satiricón y Mengano). En 1980, trabajando en radio  Rivadavia como gerente de Promociones, presentó un piloto. Su nombre era: "Demasiado tarde para lágrimas", pero no resultó. Es recién en 1987 cuando se puede concretar el proyecto. Pero como el formato no interesaba, les dieron un horario totalmente marginal, el de la medianoche. Lo acompañaban Adolfo Castello, Elizabeth Vernacci y Jorge Dorio. Al principio sólo era escuchado por algunos estudiantes de arquitectura trasnochados, pero terminó siendo pasión de multitudes. En el mismo surgieron el maestro Gancé (alias "el sordo"), quien se equivocaba siempre y lo echaban a patadas; el mago oriental Washington Tacuarembó con sus sombras chinescas; y por supuesto la filosofía universal ambientada en el barrio de Flores.

Demasiado Tarde Para Lágrimas  comenzó el 2 de abril de 1985 en Radio El Mundo en el horario del mediodía; recién el 2 de mayo de ese año se trasladó a la madrugada. En 1989 pasó a Radio Rivadavia. Se emitió hasta 1991. El programa eludió los géneros radiales tradicionales: incluía relatos históricos, extensas improvisaciones en clave humorística y pequeñas comedias musicales. Fue el debut de Dolina en la radio. El tema musical de apertura era el foxtrot "Blue River", interpretado por Bix Beiderbecke con la orquesta de Frankie Trumbauer.

Fue el debut de Dolina en la radio, que luego haría El ombligo del mundo (Viva FM, 1992) y, finalmente, La Venganza será Terrible, conjunto de programas con el mismo patrón estilístico que con más de veinticinco años en el aire liderando la audiencia de la medianoche, se convirtió en uno de los programas más relevantes de la historia de la radiofonía argentina

Problemas contractuales habían llevado a Dolina a abandonar Radio Rivadavia, donde había conducido "Demasiado tarde para lágrimas" desde 1989. Llegó a la FM con un propuesta similar ahora titulada El ombligo del mundo por Viva FM durante 1992. Acompañaban a Dolina Adolfo Castelo, Jorge Dorio y Elizabeth Vernaci. Los seguidores de Alejandro Dolina conservan muchos audios de aquel programa de corta duración, considerado de culto.

Al año siguiente (1993) Dolina se pasó a FM Tango, y el ciclo tomó el nombre de La venganza será terrible. En 1994 pasó a Radio Continental, transmitiéndose históricamente desde la bodega del Café Tortoni (frente a la radio), con presencia de público en vivo. A lo largo de los años pasó por diferentes radios como FM Tango, Radio Continental, Radio del Plata, Radio 10 y Radio Nacional.

Luego de la tragedia ocurrida en República Cromañón en diciembre de 2004, se decidió trasladar las transmisiones a un ambiente más amplio y seguro: el Hotel Bauen. Posteriormente, el programa empezó a transmitirse desde las salas del Paseo La Plaza, alternando algunos viernes con presentaciones en el Teatro Municipal Coliseo Podestá de la ciudad de La Plata. De 2010 a 2012 también se transmitió desde el Multiteatro, sito en Avenida Corrientes 1283.

Del programa han participado Guillermo Stronatti, Gabriel Rolón, Pollo Mactas, Elizabeth Vernaci, Esteban Eseverri, Gabriel Schultz, Coco Sily, Cabito y, en forma ocasional, Luis Rubio (el creador e intérprete del exfutbolista ficticio Éber Ludueña) y Luis Piedrahita. Actualmente acompañan a Dolina Jorge Dorio, Patricio Barton y Gillespi. El programa se emite de lunes a jueves (en vivo) y los viernes (grabado) desde las cero horas hasta las 2 del día siguiente en toda la República Argentina y en la República Oriental del Uruguay. En Argentina, es transmitido por Radio del Plata, y en la República Oriental del Uruguay, por Radio El Espectador de Montevideo.
 
Durante las numerosas giras que el programa realiza, se utilizan salas teatrales de gran capacidad. Cada temporada del programa es abierta en enero con un ciclo de siete noches (de un jueves al viernes de la semana siguiente) en el Teatro Auditórium de la ciudad balnearia de Mar del Plata, con capacidad para mil espectadores. Se calcula que unas cien mil personas por año asisten al programa. Algunas funciones, realizadas en foros especiales, han tenido una concurrencia insólita para un programa de radio en AM. En febrero de 2004, 2005, 2006 y 2007 más de diez mil personas desbordaron el Anfiteatro Municipal Humberto de Nito de la ciudad de Rosario. El ciclo ha obtenido innumerables premios y distinciones.

Más que un programa de radio convencional, La venganza será terrible es una pequeña experiencia teatral cotidiana. El programa consta de cuatro secciones. En la primera los conductores hablan de algún hecho cotidiano ocurrido a Barton y se cierra con la lectura de mensajes de la audiencia. En la segunda diserta sobre eventos históricos o mitológicos. En la tercera sección se improvisan historias a partir de la lectura irónica de artículos extraídos de revistas (femeninas, principalmente) o de otras fuentes. Y por último, luego de leer mensajes del público presente, el programa cierra con Dolina (con el seudónimo de Sordo Gancé) tocando en piano y cantando temas pedidos por la audiencia. De esta sección participan también los músicos y cantantes: Manuel Moreira, Ale Dolina y Martín Dolina. Los dos primeros son integrantes del grupo Cabernet Vocal y todos han participado en las representaciones de la comedia musical Lo que me costó el amor de Laura y Bar del Infierno. En algunas ocasiones se les une el trompetista Gillespi, y algún eventual invitado.

Desde su creación, hace más de veinte años, se ha mantenido al frente de las mediciones de audiencia. El programa se realiza con la presencia de público. En los días de semana, el ámbito es el Auditorio de Radio Del Plata. Durante las numerosas giras que el programa realiza, se utilizan salas teatrales de gran capacidad. El público está compuesto principalmente por jóvenes estudiantes, o docentes, o personas vinculadas con actividades del pensamiento. El contenido es fuertemente humorístico, pero registra como sección central una charla acerca de asuntos relacionados con el arte, la historia, los mitos, la ciencia, y otras áreas de la cultura. El programa tiene una breve sección musical donde los conductores cantan y ejecutan instrumentos. A menudo, participan cantantes de renombre. También, se han hecho a lo largo de estos años breves comedias musicales, de unos veinticinco minutos de duración, escritas especialmente para la radio e interpretadas por figuras consagradas.

Han actuado en el programa Joan Manuel Serrat, Mercedes Sosa, Jairo, China Zorrilla, Jaime Torres, Julia Zenko, Juan Carlos Baglietto, Ana María Cores, Esther Goris, Jorge Luz, Víctor Heredia, Guillermo Fernández, Cecilia Milone, Suma Paz, Juanjo Dominguez, etc. Más que un programa de radio convencional, La venganza será terrible es una pequeña experiencia teatral cotidiana. Ir al programa es ya una tradición juvenil, de modo que el clima en que se desarrolla forma parte de la dotación artística de La venganza será terrible. El ciclo, cabe destacar, ha obtenido innumerables premios y distinciones.

La venganza será terrible propone un espacio de reflexión y humor. La voz pausada, el pensamiento, la broma exigente, el cuento y la música olvidada dan forma al encuentro de generaciones en un clima sin prisas. Si hay alguien que ha podido mantenerse fiel a su estilo, sin la necesidad de renovarse con estridencias, ese es Alejandro Dolina, poeta, escritor y animador ùnico. No necesita estar cambiando su staff, su opinión es siempre respetada y su humor brillante es una marca registrada, quizás porque las personas que lo escuchan o ven en vivo, son soñadores de alma y creyentes de las leyendas urbanas que Dolina relata con maestría.

Su enorme capacidad para narrar, y su humor tan particular hacen del programa una delicia para aquellos que creen en los amores fallidos, en las mujeres endiabladas, o los hombres sensibles. Excelente lector, opina lo que siente, sin preocuparse demasiado si lo que dice es compartido por los demás o no. Recorridos a través de la historia, pero no de la historia aburrida, sino de los pormenores. Siempre "lo picante y truculento" de la misma, está presente.  Su humor, mechado con la implacable capacidad de acompañamiento de Stronatti y Rolón, llega profundamente al corazón del que lo escucha. La conjunción de humor, música e historia, hace de su programa una verdadera delicia.

La noche está hecha para los solitarios. Y allí es donde aparecen las voces nocturnas, los programas de fondo y La Venganza...Poco a poco, su existencia dejó de ser un secreto para convertirse en un fenómeno que pasó a transmitir sus programas desde teatros llenos, y se dio el lujo de sumergirse a experimentar con nuevos formatos aunque siempre sin abandonar su amor al saber, su fino humor, su desgarrada y poco complaciente visión de la vida y, por sobre todas las cosas, darse el lujo de decir lo que piensa y siente sin necesidad de realizar apologías tribuneras o explorar libretos "políticamente correctos".

Con este programa, Dolina conoció otro estilo de público. Descubrió que en la noche, la gente escucha radio de una manera diferente, con más paciencia y sin tanto apuro. Cosa que lo ayudó bastante, ya que la mayoría de su audiencia son jóvenes, que no tienen problemas por acostarse tarde. Fue también en este programa donde creció otro fenómeno, que luego será una característica fundamental de sus programas de radio: el de los oyentes en vivo. También fue innovador el hecho de transmitir el programa desde diferentes ámbitos. En el Sindicato del Seguro se ubicaban alrededor de mil personas; luego estuvieron en una sala del Paseo La Plaza, después en el teatro Alvear, en donde se reunían alrededor de unas cien mil personas por año. Más tarde, en La Bodega, y actualmente en el Hotel Bauen. Este fenómeno se da en la misma forma en Córdoba, Uruguay, y alrededores.

Luego de un tiempo Adolfo Castello abandonó el programa porque empezó a hacer "La noticia rebelde" en televisión. Allí se sumó Guillermo Stronatti, y lo hizo por casualidad. Él era el locutor de turno de la radio y cuando se fue Elizabeth Vernacci (que era la locutora del programa), Stronatti quedó a cargo. Él le hacía preguntas y Dolina lo animaba a seguir; poco a poco lo fue incorporando cada vez más al programa. Además como Stronatti también canta, fue un aporte importante para Dolina y sus programas.

Es ahí, en 1994, cuando nace el fenómeno llamado "La venganza será terrible". Como lo describió el mismo Dolina, éste programa es una continuación del anterior ("Demasiado tarde para lágrimas"). Pero en el mismo lo acompañan Guillermo Stronatti, y se le suma Gabriel Rolón. Así, al dar la medianoche, este descarado ficcionador y sus secuaces, calientan los motores leyendo los mensajes que llegan por correo electrónico al programa a modo de preámbulo de una siempre amena reflexión, para luego comenzar el viaje alucinante por la ficción de los antiguos amores.

Indudablemente un programa que trasciende no se basa únicamente en el deseo de hacer reír y éste no es la excepción; en él, Dolina hace gala de sus habilidades musicales y capacidad de improvisar (secundado en forma muy armónica por sus compañeros) logrando que en la construcción de los bloques tanto las historias como la música o los diálogos surjan de manera fluida y elegante.

A través de las interacciones y unas interrupciones que el oyente aprende a esperar tanto como las historias del pasado amoroso del gran antihéroe - Dolina incorpora, reflexiones personales en las que vierte sus opiniones o, su filosofía. Una característica notoria del programa es el innegable orgullo del autor por un producto excelente, de irreprochable calidad de forma y contenido, con alguna nube de tormenta que atraviesa el firmamento cuando algún adulador empalagoso u omnipotente cruza la frontera de lo que Dolina está dispuesto a admitir.

Es así como no solamente su sentido de la oportunidad es exacto, sino que lleva un control excelente de todas las puntas del ovillo en que se convierte la trama de la historia que va entretejiendo, de manera tal que va cerrando absolutamente todos los temas abiertos, y al detectar un punto dramáticamente adecuado para el final, sentencia "pausa" y termina el bloque, dejando prácticamente siempre al escucha con la sensación de haber sido testigo de algo que valió la pena escuchar.

Cuando Dolina saluda, cuenta con una platea fervorosa de 300 personas, que asiste a la puesta en el aire del programa, en una actitud casi de ritual, donde se divierten, emocionan, cantan y, esencialmente, reflexionan junto al conductor. Dolina asegura que no tiene una fórmula y cuando se le pregunta porqué eligió hacer este tipo de programa el asegura que todo se basa en su preparación, fundamentalmente literaria, en donde él trata de poner el práctica ciertas habilidades musicales, narrativas y ejercer de paso un poco el surrealismo. Él asegura que su vocación es la de los libros, lo suyo se nutre más en la actuación y desemboca en la radio donde todo lo anterior es venturoso, pero no previsto. Con más de 20 años en la labor radial, Alejandro Dolina ha impuesto en la radiofonía Argentina, una manera distinta de hacer radio.


Ficha del Programa:
 
Género:              Teatro radial, Humorístico, Divulgación literaria, Divulgación cultural
Reflexión
Transmisión:        AM
Duración             105 minutos
Integrantes:        Alejandro Dolina, Patricio Barton, Jorge Dorio, Gillespi

-Manuel Moreira (segmento musical)
-Ale Dolina (segmento musical)
-Martin Dolina (segmento musical)

Creador:               Alejandro Dolina
Producción:           Maica Iglesias, Diego Tomasi
Operadores:          Andrés Igor Polakow, Omar Suárez
Sonido:                 Miguel Vincent
Emisión:                Desde 1993 (Bajo la actual denominación)
Tema de apertura:  Because de The Beatles, Penas de amor de Fritz Kreisler, Obertura de Lo que me costó el amor
Tema de cierre:     Penas de amor de Fritz Kreisler
:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada