jueves, 10 de abril de 2014

MUNDO ENIGMA - EL ÁREA 51







LA TEORÍA CONSPIRATIVA





El intenso secretismo que rodea a la base, cuya existencia no fue reconocida por el Gobierno de los Estados Unidos hasta el 29 de septiembre de 1995, ha llegado a convertirse en el tema principal de las teorías de conspiración y el fenómeno ovni. Todo lo que ocurre en Área 51 es Información Compartimentada y Clasificada como de Alto Secreto, por lo que esta política de seguridad del gobierno asegura que sólo aquellos con la suficiente "necesidad de conocimiento" tienen exclusivamente acceso a información que estos requieren, garantizando así que sujetos desconocidos no obtengan información de lo que no conocen.

Groom Lake fue usada para prácticas de bombardeo y artillería durante la Segunda Guerra Mundial, pero entonces fue abandonada hasta 1955, cuando se seleccionó como la localización ideal para probar el planeador espía Lockheed U-2 por Lockheed. La base del lago era un lugar ideal para operar la problemática prueba de la aeronave, y la cadena de montañas de Emigrant Valley y el perímetro NTS protegían la nave secreta contra ojos curiosos. Lockheed construyó una base temporal en Groom, poco más que algunas trincheras, talleres y una cantidad pequeña de casas rodantes para albergar a su pequeño equipo. El primer U-2 voló sobre Groom en agosto de 1955, y los U-2 bajo el control de la CIA comenzaron a volar sobre territorio soviético a mediados de 1956. Las operaciones del U-2 durante 1957 eran frecuentemente interrumpidas por la serie de explosiones de prueba de la operación Plumbbob, que detonaron una docena de aparatos en el NTS. La explosión de Plumbbob-Hood esparció polvo a través de las instalaciones de Groom y forzó una evacuación temporal. Ya que la misión primaria de los U-2 era volar sobre la Unión Soviética, operaban en grandes bases aéreas cercanas a la frontera Soviética, incluyendo Incirlik en Turquía y Peshawar en Pakistán.

La base cuenta con siete pistas de aterrizaje de las cuales una parece estar cerrada. La pista de aterrizaje cerrada (la 14R/32L) es la más larga con una longitud de aproximadamente 7.100 metros, sin incluir la zona de parada o stopway. Las otras dos pistas de aterrizaje están asfaltadas, la 14L/32R con una longitud de 3.650 metros, la 12/30 con una longitud de unos 1.650 metros y otras cuatro pistas situadas en el lago salado. Estas cuatro pistas son la 09L/27R y la 09R/27L, que en líneas generales ambas son de 3.500 metros y las otras dos, la 03L/21R y la 03R/21L son de aproximadamente de unos 3.050 metros. La base también dispone de un helipuerto.

La mítica Área 51, en el desierto de Nevada, era el lugar donde, según los adeptos a las teorías conspirativas, el ejército estadounidense ocultaba las pruebas de la existencia de los ovnis y la vida extraterrestre. En efecto, la base militar más secreta de Estados Unidos albergaba grandes misterios. Pero no eran extraterrestres, eran aviones espía U-2, según revelaron documentos de la CIA desclasificados recientemente. En una nota del programa del famoso avión-espía, la CIA afirma que el Área 51, de unos 51 km de largo, fue seleccionada en 1955 para servir de terreno de pruebas de este aparato. Los aficionados a los ovnis y los que creen en los encuentros con extraterrestres celebran que la CIA haya hecho finalmente este reconocimiento, aunque en los documentos no se mencionan accidentes de ovnis o simulacros de alunizaje.





Programas de vuelo

Según la nueva versión oficial, desde el U-2 en los años 50, la base fue un polígono de pruebas de varios aviones ultrasecretos, entre ellos el avión espía SR-71 Blackbird, el caza furtivo F-117A y el bombardero furtivo B-2. El área se usó durante la Segunda Guerra Mundial como un polígono para la artillería aérea y se eligió el sitio para la prueba de los aviones espía U-2 y la instrucción de sus pilotos. Las primeras pruebas de esa nave se hicieron en agosto de 1955. Los aviones U-2, cuyo propósito era el de espiar a la Unión Soviética, todavía son utilizados por la fuerza aérea estadounidense. El área en el desierto de Nevada permanece cercada y su espacio aéreo está vedado para las aeronaves civiles.

Desde el inicio de los vuelos de práctica y de entrenamiento, "la elevada altura alcanzada por los U-2 produjo rápidamente un efecto secundario inesperado: el fenomenal aumento de los avistamientos de objetos voladores no identificados", relatan los autores de la nota de la CIA. En aquella época, los aviones comerciales volaban a una altura de entre 3000 y 6000 metros, mientras que los U-2 alcanzaban 20.000 metros, explican. "Avistamientos como ésos eran muy frecuentes de parte de pilotos comerciales que volaban de Este a Oeste", cuando el sol estaba casi a nivel del horizonte y el avión permanecía "en la sombra". Si un U-2 volaba en las cercanías a elevada altura, el sol se reflejaba en sus alas plateadas, haciendo que desde un avión comercial, situado 12.000 metros más abajo, se tuviera la impresión de estar ante un objeto en llamas, señalan. El fenómeno podía también ser apreciado de manera similar desde la tierra.

"Nadie sospechaba entonces que fuera posible que alguien pudiera tripular un avión a 20.000 metros sobre el nivel del mar y por consiguiente ver a un objeto en el cielo a tanta altura", apunta uno de los documentos. El carácter ultrasecreto del programa U-2 impedía a los funcionarios de la fuerza aérea encargados de investigar los avistamientos de ovnis decir la verdad y "responder a quienes les escribían la verdadera razón" de estos fenómenos. Sin embargo, la versión de los investigadores de fenómenos extraterrestres es que en los hangares de la base se guardan vehículos extraterrestres, pruebas del "incidente de Roswell'' -el supuesto accidente de un ovni, en Nuevo México, en 1947- y cuerpos de habitantes de otros planetas. Pero el informe señala que los aviones U-2 y Oxcart, que vuelan mucho más alto de lo que los civiles pensaban que era posible, representan la mitad de los avistamientos de ovnis durante las décadas de 1950 y 1960.

Finalmente, la CIA publicó un documento que reconoce oficialmente la existencia del Área 51 en Nevada. El documento trata los programas de los aviones espía U-2 y SR-71 y el Proyecto OXCART, programas de reconocimiento aéreo, de 1954 a 1974. Se admite la farsa del globo meteorológico. Pero no, en el documento no se habla de naves extraterrestres estrelladas ni de cuerpos de hombrecitos verdes escondidos en la base. Aunque el Área 51 ha sido objeto de fascinación para conspiranóicos y ufólogos, y se encuentra profundamente arraigada en la cultura popular, la información recientemente desclasificada admite que el lugar era un centro de pruebas de aviones secretos para realizar reconocimientos sobre la Unión Soviética durante la Guerra Fría.

Las pruebas de gran altitud del U-2 pronto dieron lugar a un efecto secundario – un enorme aumento de los reportes de objetos voladores no identificados (OVNIs). A mediados de la década de 1950, la mayoría de las líneas aéreas comerciales volaron a altitudes entre 10.000 y 20.000 pies y naves militares como las B-47 y B-57 operaron a altitudes menores a 40.000 pies. En consecuencia, una vez que los U-2 comenzaron a volar a altitudes sobre los 60.000 pies, los controladores de tráfico aéreo comenzaron a recibir cantidades crecientes de reportes de OVNIs. El documento también explica el Proyecto Libro Azul y otras historias conocidas y asociadas con el mundo de los OVNIs. El trabajo del Proyecto Libro Azul era en realidad descubrir cuándo los civiles que reportaban OVNIs estaban viendo en realidad un U-2 y luego encontrar la manera de evitar que volviera a suceder.

¿Por qué la gente en tierra e incluso otros pilotos reportaban OVNIs “brillantes”? El documento explica que si las alas plateadas de los U-2 estaban a la altitud correcta cuando en tierra o incluso aviones que volaban a menor altitud estaban en oscuridad, y si el U-2 estaba iluminado por el Sol, entonces sus alas plateadas reflejaban la luz solar. Sin embargo, no todos los reportes de OVNIs pudieron ser explicados por vuelos de U-2: Investigadores de la Fuerza Aérea intentaron explicar luego dichos avistamientos vinculándolos con fenómenos naturales. Los investigadores del Libro Azul recurrieron regularmente al Personal del Proyecto de la Agencia en Washington para contrastar los avistamientos OVNI reportados contra los registros de vuelos de U-2. Esto permitió a los investigadores eliminar la mayoría de los reportes OVNIs, aunque no podían revelar a los escritores de las cartas la verdadera causa de los avistamientos OVNIs. U-2 y los posteriores vuelos de OXCART dieron cuenta de más de la mitad de todos los reportes OVNI durante finales de la década de 1950 y la mayor parte de la década de 1960.

En el documento, la CIA admite que lo del globo meteorológico fue solo una historia de encubrimiento, pero era el procedimiento estándar para explicar los avistamientos y los restos de cualquier accidente. Sin embargo, esta historia falsa terminó con desastrosos resultados en mayo de 1960 cuando el choque de un U-2 en Rusia y la posterior captura del piloto Gary Powers aumentaron la desconfianza entre Estados Unidos y la Unión Soviética, lo que culminó en la Crisis de los Misiles en Cuba en 1962. Después que el avión y el piloto se perdieron, y con su destino desconocido, la CIA y la NASA publicaron un comunicado en que dijeron que tenían una nave climatológica que se había salido de curso sobre la Unión Soviética porque el piloto se había desmayado debido a la falta de oxígeno. Se probó rápidamente que esta historia era falsa cuando la Unión Soviética sacó a la luz el avión U-2 estrellado y el piloto, que sobrevivió al accidente y que tuvo que admitir el espionaje.


Operaciones posteriores

Desde que el F-117 se hizo operativo en 1983, las operaciones de Groom Lake continuaron sin debate. La base y el sistema de sus caminos asociados se expandieron, y continuaron los vuelos que transportaban civiles de Las Vegas diariamente. Algunos comentadores, después de examinar recientes fotografías por satélite de la base, estiman que tiene un complejo de viviendas complementario para más de 1.000 personas, con un número similar de personal que vive en Las Vegas. En 1995 el Gobierno Federal expandió el área exclusiva alrededor de la base para incluir las montañas cercanas que hasta ahora habían producido el único lugar donde observar la base.

Se supone que se han probado aeronaves «experimentales», entre ellas el D-21 Tagboard Drone, un pequeño transporte secreto para tropas (VTOL), un crucero secreto para misiles y el hipotético avión espía Aurora.





La fotografía del Skylab de 1974

En enero de 2006, el historiador espacial Dwayne Allen Day publicó un artículo en la revista online The Space Review titulado «Área 51 y astronautas: El incidente Skylab». El artículo estaba basado en un informe escrito en 1974 para el por entonces director de la CIA William Colby por un funcionario desconocido de la CIA. El informe trataba que los astronautas a bordo del Skylab 4 habían fotografiado, como parte de su misión, un lugar del que se comenta: "Existían instrucciones específicas de no hacer esto. Esta era la única localización de la que se había recibido tal instrucción".

El informe detalla el debate entre las agencias federales sobre las imágenes clasificadas, estando por un lado el Departamento de Defensa a favor de la clasificación, y por otro lado la NASA y el Departamento de Estado que estaban en contra del secretismo.





Durante mucho tiempo, funcionarios federales se mostraron reacios a reconocer siquiera la existencia del Área 51. Los papeles de la CIA no sólo mencionan al Área 51 por su nombre y describen algunas de las actividades aeronáuticas que se desarrollaron allí, sino que ubican con precisión la base de la Fuerza Aérea en un mapa, a lo largo del lago Groom, que está seco. También hacen referencia a ejercicios realizados por algunos aviones avanzados, pero ninguno en forma de platillo volador. El Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington hizo una solicitud de información de documentos públicos para obtener la historia de la CIA sobre uno de los proyectos más secretos del Área 51 durante la Guerra Fría, el programa del avión espía U-2. Es poco probable que el informe ponga fin a las teorías conspirativas. El documento de 407 páginas tiene muchas partes censuradas y ¿quién puede decir que esos párrafos no sean precisamente los que hablen de hombrecitos verdes?.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada