jueves, 3 de abril de 2014

VIDA & OBRA - H.P. LOVECRAFT (1890-1937)











Howard Phillips Lovecraft nació el 20 de agosto de 1890 en Providence, Rhode Island (Estados Unidos). Era hijo único del comerciante Winfield Scott Lovecrat y de Sarah Susan Phillips, una mujer llena de problemas psicológicos que traspasó a su sobreprotegido hijo. Winfield comenzó a ver alucinaciones y le diagnostricaron paresis general, falleciendo en 1895 en el Butler Hospital de Providence. Después de su muerte, Susan se mudó con su retoño a casa de su padre, llamado Whipple Van Buren Phillips.

El pequeño Howard creció entre libros, enfermizo y solitario. Padecía terribles pesadillas, muchas de ellas le sirvieron de sostén para sus imaginativas historias de terror y misterio. Mentalmente, a causa de la opresiva educación materna, era un ser frágil que volcaba todos sus traumas en las situaciones y personajes que ingeniaba tras leer los numerosos volúmenes de la biblioteca de su abuelo.


Disfrutaba con obras de Edgar Allan Poe, Ambroce Bierce o Lord Dunsany, y se regocijaba con el estudio de los mitos griegos, los ambientes góticos, las narraciones halladas en "Las Mil y Una Noches" o el mundo científico. En el año 1906 logró trabajar en el periódico "Providence Tribune", en donde escribió sobre astronomía. Dos años después comenzó a redactar sus primeras narraciones fantásticas.

Lamentablemente se vio imposibilitado para poder terminar sus estudios debido a ataques nerviosos que provocaron su salida de la institución escolar. Este hecho enfatizó aún más su retraimiento e introversión, rehuyendo el contacto con la gente durante largas temporadas en las que se centraba en la escritura de poesía y relatos.

Lovecraft escribió algunos relatos de ficción, pero desde 1908 hasta 1913, principalmente trató la poesía, mientras vivía como un ermitaño y teniendo apenas contacto con el mundo exterior, a excepción de su madre. Esta situación cambió al escribir una carta a la revista Argosy, quejándose sobre lo insípido de las historias de amor de uno de los escritores más populares de la publicación, Fred Jackson. El debate entre los defensores de Jackson y Lovecraft en la columna de opinión llamó la atención de Edward F. Daas, presidente de la UAPA, que invitó a Lovecraft a unirse a ellos en 1914. La UAPA infundió un nuevo vigor a Lovecraft y le incitó a contribuir con sus poemas y ensayos.
Un tiempo después, se convirtió en presidente de la UAPA, e incluso llegó a ser presidente de la NAPA, la rival de la UAPA. En 1917, a petición de algunos amigos, volvió a la ficción con historias mucho más pulidas, como La tumba y Dagon. Ésta última fue su primer trabajo publicado de forma profesional, apareciendo en Weird Tales en 1923. Sobre esta época, comenzó a formarse una enorme red de admiradores, entre los que se encontraban Robert Bloch, Clark Ashton Smith y Robert E. Howard, creador este último de Conan el Bárbaro. La extensión y frecuencia de sus cartas lo convertirían en uno de los más prolíficos escritores del género epistolar. Según su biógrafo L. Sprague de Camp, a lo largo de su vida Lovecraft escribió alrededor de 100.000 cartas.

La muerte de su padre habría tenido en el niño Lovecraft, debido a que prácticamente no tuvo tiempo de conocerlo, escasas repercusiones, pero la de su madre, en 1921, le habría supuesto una fuerte conmoción. Ocurrió después de una larga enfermedad, que algunos biógrafos suelen relacionar con la sífilis de su padre, aunque en cualquier caso la realidad es que la causa inmediata de la muerte fue un post-operatorio deficiente después de una intervención quirúrgica de vesícula biliar. Fue ingresada en el Butler Hospital, como su marido antes que ella. Durante su ingreso, escribía frecuentemente cartas a su hijo, con el que permaneció muy unida, hasta su muerte, el 21 de mayo de 1921. Lovecraft contaba 31 años de edad.

Muchos críticos consideran a la madre de Lovecraft la causante de todos los comportamientos peculiares y un tanto extravagantes que el escritor mostró durante su existencia. Parece ser que después de la muerte de Winfield (su marido), Sarah descargó todas las frustraciones de una burguesa venida a menos sobre su único hijo, sobreprotegiéndolo hasta límites demenciales y tratándolo como si fuera su único bien en la tierra, favoreciendo así el desarrollo de unas determinadas características de personalidad, comunes en estos casos, que condicionarían su patrón conductual mientras vivió; entre otros aspectos destacados, prefiriendo las relaciones humanas con su pequeño entorno que le ofrecía una mayor seguridad antes que con un entorno social más amplio y desconocido que no controlaba debido a ese déficit en habilidades sociales óptimas por falta de aprendizajes adecuados en su infancia y adolescencia.


La muerte de su madre y la pérdida de la riqueza familiar en 1921, le llevaron a abandonar la idea de llevar una vida dedicada a la escritura, obligándolo a trabajar en pequeños encargos, que en la mayoría de las situaciones consistirían en retocar escritos de otros autores, menos dotados para la escritura que él. Gracias a este tipo de trabajos conoció a muchos de los que después formarían el llamado Círculo de Lovecraft,7 entre ellos Robert E. Howard, Clark Ashton Smith, Robert Bloch, Frank Belknap Long, August Derleth y otros más. Para estos escritores y «amigos», Lovecraft presentaba una gran diferencia entre su personalidad a través de las cartas y su forma de ser en persona. Lo definían como entusiasta y generoso, creativo, prodigio de inteligencia y con una faceta racista que no abandonó hasta los últimos meses de su vida.

Unas semanas después de la muerte de su madre, Lovecraft acudió a una convención de periodistas aficionados en Boston, donde conoció a Sonia Greene. Nacida en 1883, tenía ancestros judíos procedentes de Ucrania y era siete años mayor que Lovecraft. Se casaron en 1924, y se mudaron al municipio de Brooklyn, en la ciudad de Nueva York. Las tías de Lovecraft no vieron con buenos ojos esta boda, ya que Sonia era comerciante, propietaria de una tienda de sombreros y empleada en la United Amateur Press Association. Inicialmente Lovecraft quedó embelesado con Nueva York, pero pronto la pareja se vio inmersa en dificultades económicas. Sonia perdió su tienda y su salud comenzó a empeorar. Lovecraft no pudo encontrar un trabajo, por lo que su esposa se mudó a Cleveland para buscar empleo y Lovecraft se quedó en el barrio Red Hook de Brooklyn, donde comenzó a sentir una profunda aversión por la vida neoyorquina.8 En efecto, la desalentadora realidad sobre la imposibilidad de mantener un trabajo en un lugar cuya población mayoritaría era inmigrante, entraba en un irreconciliable conflicto con la opinión sobre sí mismo, de ser un privilegiado anglosajón, por lo que su racismo galvanizó hasta el punto del miedo.

En 1926, Sonia y Lovecraft, todavía viviendo de forma separada, acordaron un divorcio amigable, donde Lovecraft alegó "las grandes divergencias entre ambos y los problemas económicos", aunque nunca se llevó a cabo. Debido al fracaso de su matrimonio, algunos biógrafos han especulado con la posibilidad que Lovecraft fuera asexual, aunque Sonia dijera de él que era un "adecuado y excelente amante".

De vuelta a Providence el 17 de abril de 1927, convivió con sus tías durante los años siguientes, en una «espaciosa y marrón casa de madera victoriana» en la calle Barnes n.º 10 (la dirección del Dr. Willett en El caso de Charles Dexter Ward) hasta 1933. Allí es en donde se ve superado por la sensación de fracaso que lo rodea, abandonándose a la soledad y la frustración. En esta época disfruta de paseos nocturnos, que repercuten en su hundimiento personal, y crean una esfera invisible de miedos que nunca le permitirán recuperarse, aunque de forma paralela, contribuyen a su máximo esplendor literario. En estos fructíferos años escribió la gran mayoría de sus obras más conocidas, como La llamada de Cthulhu en 1926, En las montañas de la locura en 1931 o El caso de Charles Dexter Ward, principalmente publicadas en la revista Weird Tales.

En estos mismos años visitó a varios anticuarios residentes en Quebec, Nueva Inglaterra, Filadelfia y otros lugares, y siguió manteniendo su enorme correspondencia. Supervisó las carreras y cultivó su amistad con muchos escritores jóvenes, como August Derleth, Donald Wandrei, Robert Bloch y muchos otros, y mostró preocupación con las condiciones políticas y económicas del país. En la Gran Depresión, mostró su apoyo a Roosevelt y se convirtió en un socialista moderado, mientras continuó estudiando una gran variedad de temas, desde filosofía a literatura o historia de la arquitectura.


Los últimos dos o tres años de su vida fueron muy apurados. A pesar del duro trabajo y de sus esfuerzos como escritor, la pobreza en la que vivía aumentó. En 1932, su querida tía, la señora Clark, murió, y se vio obligado a mudarse a una pequeña y exigua habitación de alquiler con su otra tía, la señora Gamwell en 1933, situada en la calle College 66, detrás de la biblioteca John Hay (la dirección actual de esta casa es "65 Prospect Street"). Además, su íntimo amigo Robert E. Howard se suicidó el 11 de junio de 1936, dejándolo desconcertado y profundamente apenado.
Sus últimas obras fueron incrementando en longitud y complejidad, lo que dificultaba la venta, que llevó a Lovecraft a la necesidad de trabajar de revisor para otros autores, de escritor fantasma, como en El diario de Alonzo Typer (1938), The Mound (1940) y Winged Death (1940), y también en poesía y otros estilos literarios. Lovecraft varía su temática del horror con una fantasía ingeniosa y altamente sugestiva; nunca le faltan figuras del lenguaje para caracterizar opresivos estados de terror, lugares en donde se ciernen peligros inminentes, "llenos de mucosidades negras, masticados por la niebla", o unas monstruosidades asquerosas "que apestan como demonios". Continuamente introduce referencias ambiguas sobre las relaciones de su mitología con el culto de vudú, con la Atlántida, las misteriosas piedras de Stonehenge y de la Isla de Pascua, o las cazas de brujas en Nueva Inglaterra.

Sus relatos, entre cuyos antepasados debemos contar naturalmente a Edgar Allan Poe, revelan la influencia de los autores ingleses de relatos de horror Arthur Machen y Lord Dunsany, pero Lovecraft amplía las regiones del horror literario con ocurrencias completamente propias, con las cuales organizó sistemáticamente una "mitología Cthulhu". El interés también teórico de Lovecraft por la literatura fantástica está testimoniado por sus escritos críticos, en particular por El horror en la literatura (1927), en el que formuló una teoría del género fundada en bases psicológicas y formales. Para el autor, los relatos de este género deben contener "alguna violación o superación de una ley cósmica fija, una escapada imaginativa de la tediosa realidad".

Los relatos y novelas de Lovecraft, no obstante ubicarse en los límites de la mitología y la fantasía visionaria, son verosímiles, pues a pesar del instinto macabro del autor, una prosa detallista, persuasiva y lenta va organizando un pequeño mundo autosuficiente y creíble, incluso posesivo para muchos lectores. Ha influido en autores modernos como Jorge Luis Borges, que se basó en el estilo de Lovecraft para escribir un extraño relato incluido en El libro de arena (1975).



Obras


A través de las puertas de la llave de plata (con E. Hoffmann Price, 1933)

Aire frío (1926)

Arthur Jermyn (1920)

Astrophobos

Autobiografía

Azathoth (1922)

Celephaïs (1920)

Cenizas (con C. M. Eddy, Jr.,1923)

Cosmos en colapso (con R. H. Barlow,1935)

Dagón (1917)

Del más allá (1920)

Dos botellas negras (con Wilfred Blanch Talman, 1926)

Él (1925)

El alquimista (1908)

El árbol (1920)

El árbol en la colina (con Duane W. Rimel, 1934)

El buque misterioso (1902)

El caos reptante (con Winifred V. Jackson, 1920)

El caso de Charles Dexter Ward (1927)

El ceremonial (1923)

El clérigo malvado (1933)

El color que cayó del cielo (1927)

El desafío del más allá (con C. L. Moore; A. Merritt; Robert E. Howard y Frank Belknap Long, 1935)

El descendiente (1925)

El devorador de fantasmas (con C. M. Eddy, Jr., 1923)

El diario de Alonzo Typer (con William Lumley, 1935)

El extraño (1921)

El grabado en la casa (1920)

El hombre de piedra (con Hazel Heald, 1932)

El horror de Dunwich (1928)

El horror en la Playa Martin (con Sonia H. Greene, 1922)

El horror de Red Hook (1925)

El horror en el cementerio (con Hazel Heald, 1933)

El horror en el museo (con Hazel Heald, 1932)

El horror oculto (1922)

El horror sobrenatural en la literatura

El lazo de Medusa (con Zealia Bishop, 1930)

El Libro (1933)

El Libro Negro De Alsophocus (con Martín S. Warnes)

El misterio del cementerio (1898)

El modelo Pickman (1926)

El morador de las tinieblas o El que acecha en la oscuridad (1935)

El pantano de la luna (1921)

El pescador del Cabo del Halcón (con August Derleth)

El sabueso (1922)

El superviviente (con August Derleth)

El que susurra en la oscuridad o El susurrador de la oscuridad (1930)

El templo (1920)

El túmulo (con Zealia Bishop, 1930)

El verdugo eléctrico (con Adolphe de Castro, 1929)

El viejo Bugs (1919)

El viejo terrible (1920)

En la cripta (1925)

En la noche de los tiempos, La Sombra Fuera del Tiempo o El abismo en el tiempo (1934)

En las montañas de la locura (1931)

En los muros de Eryx (con Kenneth Sterling, 1936)

Encerrado con los faraones (con Harry Houdini, 1924)

Ex Oblivione (1921)

Hasta en los mares (con R. H. Barlow, 1935)

Herbert West: Reanimador (1922)

De la oscuridad

El demonio de la peste

Seis disparos a la luz de la luna

El grito del muerto

El horror de las sombras

Las legiones de la tumba

El intruso (1921)

Hipnos (1922)

Historia del Necronomicón (1927)

Hongos de Yuggoth Poemas de horror cósmico

Hongos de Yuggoth Poemas de la naturaleza

Hongos de Yuggoth Poemas metafísicos

Hongos de Yuggoth Poemas oníricos

Ibid (1928)

La antigua raza (1927)

La batalla que dio fin al siglo (con R. H. Barlow, 1934)

La bestia en la cueva (1905)

La botellita de cristal (1897)

La búsqueda de Iranon (1921)

La búsqueda en sueños de la ignota Kadath (1927)

La casa evitada (1924)

La casa maldita

La calle (1920)

La ciénaga-luna

La ciudad sin nombre (1921)

La cosa en el umbral (1933)

La cueva secreta (1897)

La declaración de Randolph Carter (1919)

La dulce Ermengarde (1917)

La exhumación (con Duane W. Rimel, 1935)

La extraña casa elevada entre la niebla (1926)

La habitación cerrada (con August Derleth)

La Hermandad Negra (con August Derleth)

La Hoya de las Brujas (con August Derleth)

La lámpara de Alhazred (con August Derleth)

La llamada de Cthulhu (1926)

La llave de plata (1926)

La maldición de Yig (con Zealia Bishop, 1928)

La maldición que cayó sobre Sarnath (1919)

La muerte alada (con Hazel Heald, 1933)

La música de Erich Zann (1921)

La nave blanca (1919)

La noche del óceano (con R. H. Barlow, 1936)

La poesía y los dioses (con Anna Helen Crofts, 1920)

La pradera verde (con Winifred V. Jackson, 1918)

La sombra fuera del espacio (con August Derleth)

La sombra sobre Innsmouth (1931)

La trampa (con Henry S. Whitehead, 1931)

La tumba (1917)

La transición de Juan Romero (1919)

La última prueba (con Adolphe de Castro, 1927)

La ventana en la buhardilla (con August Derleth)

Las ratas en las paredes (1923)

Lo innombrable (1923)

Lo que trae la luna (1922)

Los amados muertos (con C. M. Eddy, Jr., 1923)

Los gatos de Ulthar (1920)

Los otros dioses (1921)

Los sueños en la casa de la bruja (1932)

Más allá de los eones (con Hazel Heald, 1933)

Más allá del muro del sueño (1919)

Memoria (1919)

Nyarlathotep (1920)

Polaris (1918)

Reliquia de un mundo olvidado (con Hazel Heald)

Robert Ervin Howard: Un recuerdo

Sordo, mudo y ciego (con C. M. Eddy Jr., 1924)

Una semblanza del Doctor Johnson (1917)


No hay comentarios:

Publicar un comentario