martes, 29 de julio de 2014

ARTE VISUAL - EL TAHÚR (1635) por Georges de La Tour



Georges de la Tour - El Tahúr con el As de Diamantes




El tahúr o El tramposo del as de diamantes (en francés, Le Tricheur à l'as de carreau) es una de las pinturas más conocidas del pintor francés Georges de La Tour. Está realizada al óleo sobre lienzo y mide 106 cm de alto por 146 cm de ancho. Se considera que debió ejecutarse alrededor de 1635 y se exhibe actualmente en el Museo del Louvre de París (Francia), que lo adquirió en 1972.

De la Tour adaptó los modelos del naturalismo tenebrista impuestos por Caravaggio en Roma unas décadas antes. El francés tomó del italiano el gusto por los personajes de los bajos fondos, el contraste de luz y sombra, los marcos ajustados a la escena, etc. En este cuadro encontramos las inequívocas referencias a los Jugadores de Cartas de Caravaggio, que encontraron amplio eco entre los pintores del momento, como Terbbrughen, Valentin de Boulogne y el propio De la Tour.

En general, se contempla a este tahúr como una ilustración de la parábola del hijo pródigo en la etapa en la que éste disipa su herencia con las mujeres, el vino y el juego. Las personas sentadas en la mesa se comunican con guiños y señales discretas. Se están jugando una gran suma de dinero, como lo atestiguan las monedas de oro depositadas sobre el tapete. Hay dinero desparramado delante del joven  ricamente ataviado. Su rival, por el contrario, protege precavido sus reservas de dinero con el codo e intenta introducir una carta en el juego sin ser visto: el as de diamantes.

El fondo oscuro no ofrece ninguna información sobre el lugar donde se desarrolla la partida. No sabemos si se trata de un salón, una taberna o un burdel. De entre todos ellos destaca el joven ricamente vestido, a quien no le espera el amor en esta partida sino la perdida de su dinero, la mofa y el escarnio. En este reducido espacio, cuatro manos colaboran para buscar la ruina al acicalado joven. La blanca y cuidada mano de la dama, da la señal para que entre en juego el as de diamantes. Va adornada con perlas y posee el encanto femenino que ha seducido al joven y lo ha llevado hasta la mesa del juego.

Georges de la Tour pintó la mayoría de sus lienzos al estilo barroco, caracterizado por sus escenas religiosas y cortesanas. Fuertemente influenciado por Caravaggio, pintó numerosas estampas nocturnas iluminadas por la luz de las velas, dando cierto efecto tenebroso a sus escenarios (El tahúr es una de sus obras más luminosas). Durante su época más productiva, a De la Tour le fascinaba el juego y algunas de sus prácticas más picarescas. Fue durante este periodo cuando pintó una versión prácticamente idéntica: “El Tahúr del as de bastos”. Adicionalmente, De la Tour pintó al menos otros tres lienzos sobre el tema del juego: “Los jugadores de cartas”, “La negación de San Pedro” y “Los jugadores de dados”. 

La singularidad del cuadro radica, entre otros motivos, por la representación de las mujeres jugando a las cartas, aparentemente con total aceptación. Muchos cuadros del Siglo XVII confirman que a las mujeres el juego no les estaba vetado, bien fuera entre ellas o bien con hombres. Sin embargo, el tema central es la trampa. El “As” fue quitado de la baraja para introducirlo en el momento oportuno y esta trampa se conoce como la de las cartas sucias. Según la fecha de este lienzo, 1635, es una de las representaciones artísticas más antiguas del engaño en las cartas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario