martes, 1 de julio de 2014

VIDA & OBRA - RICHARD WILHELM (1873-1930)







UN PUENTE ENTRE DOS MUNDOS








 <<Cuando conocí a Wilhelm parecía un chino auténtico, tanto en la mímica como en la escritura y en el lenguaje. Había adoptado el punto de vista oriental y la vieja cultura china le había penetrado.   Cuando era joven, Wilhelm se trasladó en misión cristiana a China y allí se había iniciado en el mundo del oriente espiritual.  Era una auténtica personalidad religiosa de visión amplia y clara. 

Poseía la capacidad de adaptarse incondicional a la postura de la manifestación de un espíritu extranjero y transmitir todo el milagro de la intuición, lo que le capacitaba para hacer accesible a Europa los valores espirituales de China. Wilhelm tuvo la rara suerte de conocer en China uno de los sabios de la vieja escuela expulsado del continente por la revolución. Este viejo maestro, llamado Lau Nai Süan, le inició en el conocimiento de la filosofía china yoga y de la psicología del I Ging. A la colaboración de ambos hombres debemos la edición del I Ging, con su notable comentario. Introdujo esta notable obra del oriente en occidente de un modo vivo y plástico. 

Me parece que la edición de esta obra es uno de los hechos más importantes de Wilhelm. Junto a la claridad y comprensión de su actitud espiritual occidental muestra en el comentario al I Ging una adaptación a la psicología china que no tiene parangón.>> 

//Carl Jung sobre Wilhelm en "Recuerdos, sueños, y pensamientos"//
  


El más famoso de los viajeros de la Ruta de la Seda, Marco Polo viajó por tierra a través de Persia por las montañas de Pamir y el sur del peligroso desierto de Taklamakan. La vuelta la realizó por el mar de China alrededor de Asia a Hormuz, desde donde fue por tierra entonces al Mediterráneo. Marco Polo dictó sus andanzas a un escritor profesional mientras estuvo encarcelado por las autoridades genovesas a su retorno. Muchas de sus observaciones son precisas y comprobables y gracias a él Occidente oyó hablar de los caminos y los secretos de tierras remotas orientales que durante siglos siguen fascinando al viajero occidental. 

Richard Wilhelm (10 de mayo de 1873 en Stuttgart, Alemania – 2 de marzo de 1930 en Tübingen, Alemania), fue un sinólogo, teólogo y misionero alemán, cuya fascinación por la cultural oriental lo convierte, quizás involuntariamente, en un Polo contemporario.  Dentro de su obra tradujo muchos trabajos de filosofía del chino al alemán que luego fueron a su vez traducidos a otros lenguajes de todo el mundo y fue amigo personal de Carl Gustav Jung.

Según Jung, Richard Wilhelm creó como sinólogo un puente entre Este y Oeste para legar al Occidente la preciosa herencia de una cultura milenaria destinada quizás a declinar. El mayor logro y aporte de Wilhelm fue la traducción y comentario del Yijing. No solo realizó un cuidadoso trabajo de traducción sino que mediante su experiencia personal logró comprender los intrincados caminos de esta obra. Wilhelm fue discípulo de un Maestro Chino de antigua escuela llamado Lau Nai Süan, e iniciado por él en la filosofía yoga china y en la psicología del Yijing. Para este viejo sabio, la aplicación práctica del Yijing era una vivencia continuamente renovada.

Cuando era joven, Wilhelm se trasladó en misión cristiana a China y allí se había iniciado en el mundo del oriente espiritual. Wilhelm era una auténtica personalidad religiosa de visión amplia y clara. Poseía la capacidad de adaptarse incondicionalmente a la postura de la manifestación de un espíritu extranjero y transmitir todo el milagro de la intuición, lo que le capacitaba para hacer accesible a Europa los valores espirituales de China. Estaba profundamente impresionado por la cultura china y pese a sus premisas cristianas no podía dejar de reconocer la profunda consecuencia y claridad del espíritu chino. De ello estaba no sólo profundamente impresionado sino propiamente subyugado y asimilado. El mundo de la concepción cristiana forma una reservatio mentalis, una reserva moral de significación condicionada por el destino.

Los trabajos clásicos de filosofía china conservan un espectro de ciencia premoderna, procedentes de un tiempo en donde filosofía y ciencia aún no se hallaban tan diferenciadas. En términos chinos, estos trabajos filosóficos incluyen pensamiento yin con pensamiento yang, es decir, reflejan tanto percepción intuitiva como racional. La percepción intuitiva se acumula y se mejora con la práctica y el tiempo. El pensamiento racional se beneficia de una mayor agudeza de la percepción intuitiva. La traducción de Wilhelm fue el resultado de su presencia en China, donde aprendió filosofía clásica de un sabio chino. En el sentido de transmitir las impresiones recibidas de su maestro, el trabajo de Wilhelm tiende a retratar el aspecto mas yin de El Secreto de la Flor de Oro.,
 
Cuando estuvo terminada la última página de la traducción de “El Secreto de la Flor de Oro” y aparecieron las primeras galeradas murió el anciano maestro Lau Nai Süan. Fue como si hubiese terminado la propia obra y transmitiera a Europa el último mensaje de la China agonizante. Wilhelm cumplió el anhelo del maestro como discípulo incomparable.




Bibliografía:



   **Wilhelm, Richard (2012). Cuentos chinos. Relatos populares de la mitología china. Reedición completa. Barcelona: Ediciones Paidós.

    — (2009). Tao Te King. Barcelona: Editorial Sirio.

    — & Jung, C. G. (2009). El secreto de la flor de oro. Barcelona: Paidós Ibérica.

    — (1960/2007). I Ching. El Libro de las Mutaciones. Prólogo de Carl Gustav Jung. 32ª edición. Barcelona: Editorial Edhasa.

    — (1997). Cuentos chinos I. La princesa repudiada y otros relatos de la mitología china. Barcelona: Paidós.

    — (1997). Cuentos chinos II. Ying Ning o la belleza sonriente y otros relatos populares y fantásticos. Barcelona: Paidós.
 


2 comentarios:

  1. Bueno ahora ya se algo mas de Richard Wilhelm, debe ser interesante una obra influenciada por la cultura china.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alejandra, es muy interesante en verdad. Te recomiendo que comiences por El Secreto de la Flor Dorada o El Libro de las Mutaciones. Saludos!

      Eliminar