miércoles, 19 de agosto de 2015

HISTORIA SECRETA - LOS GUERREROS DE TERRACOTA (Dinastía Qin // Qin Shi Huang)









En 1974, un campesino descubrió por casualidad el primero de los ocho mil soldados que custodiaban la tumba del primer emperador de China. Por Verónica Walker Vadillo // Universidad de Oxford-


Entre la ladera del monte Li y el río Wei, en la provincia china de Shaanxi, un túmulo con forma de pirámide se eleva más de 40 metros sobre la planicie. Bajo su cúspide, hoy hundida, un palacio subterráneo alberga los restos de uno de los personajes más fascinantes de la historia de China: Zhao Zheng, rey de Qin y primer unificador de China, al que conocemos como Qin Shihuang di, «el primer emperador» (259-210 a.C.).

Según el antiguo historiador chino Sima Qian, el mausoleo era de tal magnitud que en el techo se reprodujo la cúpula celestial. Debajo, los artesanos del imperio se esforzaron en construir un modelo de la tierra que conocían para que su emperador tuviera un lugar donde gobernar en el Más Allá. Usando mercurio reprodujeron los grandes ríos de China, y el océano en el que desembocan.

A principios del siglo XX circulaban historias sobre descubrimientos en la zona, protagonizadas por agricultores que excavaban en busca de agua, aunque su veracidad no es fácil de contrastar. Se contaba, por ejemplo, que un agricultor ya había alcanzado el nivel freático y el agua empezaba a llenar su pozo cuando su pala chocó con algo duro. El agua empezó a desaparecer y dejó al descubierto la cara impasible de un soldado de terracota. Asustado, volvió a enterrar la cabeza y se marchó del lugar despavorido. Otro campesino recordaba cómo su padre había descubierto antaño una escultura semejante, y ante el temor de que fuera un espíritu maligno, sacó la figura de terracota, la colgó de un árbol y la apaleó para alejar al espíritu. Pero la convulsa situación política de China en la primera mitad del siglo XX impidió comprobar si aquellas apariciones tenían interés arqueológico.

A golpe de pala

El gran descubrimiento se produjo en 1974. Aquel año la región de Shaanxi estaba sufriendo una de sus peores sequías, y los campesinos, desesperados por encontrar agua, habían empezado a excavar pozos más profundos de lo habitual. Uno de estos agricultores, Yang Zhifa, salió con sus hermanos un día para buscar agua. El pozo que estaban perforando tenía ya más de cuatro metros de profundidad cuando la pala de Yang dejó a la vista una forma circular. Pensando que se había topado con algún cuenco antiguo, excavó con cuidado alrededor de la cerámica hasta dejar al descubierto el cuello de una escultura de terracota. Acababa de despertar a los guerreros de Xian.

Los improvisados arqueólogos siguieron cavando alrededor de la figura hasta que dieron con un suelo de ladrillo. Sospechando que habían hecho un hallazgo singular, informaron a las autoridades y de inmediato la zona se llenó de arqueólogos e historiadores. Su sorpresa fue grande. El hallazgo se había producido a más de un kilómetro de distancia del túmulo del primer emperador, lo que indicaba que su tumba era mucho mayor de lo que se suponía. Pero, sobre todo, los textos literarios de la Antigüedad no hacían ninguna referencia a la presencia de esculturas en la tumba; en cambio, lo que estaba apareciendo a la vista de los arqueólogos chinos eran literalmente millares de figuras, que reproducían el ejército con el que Zhao Zheng consiguió unificar China bajo su mandato en el año 221 a.C.

Hasta el momento han aparecido en Xian más de 8.000 soldados de tamaño ligeramente superior al natural, uniformados de acuerdo con su rango, vistiendo armadura y pintados de colores brillantes. Aunque sea difícil de creer, no hay dos caras iguales entre los guerreros de Xian. La fosa número 1 contiene un ejército en formación de ataque con 6.000 figuras de caballos y soldados. Una compañía de 204 soldados de infantería armados con ballestas y arcos forma la vanguardia del ejército, seguida de treinta líneas de carros alternados con más infantes. En los flancos hay dos líneas de soldados mirando hacia fuera.

La fosa número 2, situada veinte metros al norte de la fosa 1, contiene 1.400 arqueros, soldados de infantería y carros. La formación de este otro grupo militar es más compleja y refleja una mayor variedad de tropas y auxiliares, incluyendo arqueros, lanceros, soldados de caballería, carros y dos comandantes: uno en la última fila de la vanguardia, y el otro sobre un carro de combate, tras los carros y la infantería.

El saqueo de la tumba

En la fosa número 3 se ha localizado el punto donde debía de estar situado el comandante en jefe, junto con 86 soldados, la gran mayoría oficiales. La estatua del comandante no se ha encontrado, aunque los arqueólogos creen que su ausencia está relacionada con un túmulo cercano que podría albergar la tumba del general o su efigie en terracota.

Entre el material recuperado se han encontrado espadas sin oxidar, gracias a la capa de cromo con la que fueron recubiertas, y todavía afiladas. También se han hallado mecanismos de ballestas automáticas y puntas de flechas con medidas estandarizadas que sugieren un sistema complejo de manufactura. Sin embargo, durante las excavaciones se puso de manifiesto que los soldados de terracota habían sido desprovistos de sus armas, y muchos habían sido destruidos. La historiografía china cuenta que, tras la muerte del emperador, acontecieron numerosas revueltas. Durante una de ellas, dirigida por el general Xiang Yu, del reino de Chu, los rebeldes entraron en la tumba, la saquearon y quemaron en su huida las estructuras de madera que cubrían el recinto. Los restos calcinados fueron quedando paulatinamente cubiertos por tierra y vegetación, y así quedó sellado el destino de los guerreros de Xian.

Breve historia de la construcción del mausoleo Qin - Ejercito de terracota
En 221 a.C. por primera vez en su historia, China fue unida bajo un único emperador, Qin Shihuang de la dinastía Qin. La influencia del emperador Qin sobrevivió más allá de su corta dinastía. Su logro más importante fue unificar a los varios reinos beligerantes e integrar la moneda,la escritura, los pesos y las medidas en una burocracia centralizada y estandarizada. Como muchos autócratas, Qin Shihuang comenzó pronto su propio mausoleo y la construcción empezó cuando tenía solamente 14 años continuando durante 36 años más.

El recinto de la tumba del emperador es una enorme conmemoración a un hombre al que la historia recuerda como brillante y al mismo tiempo brutal. Muchas partes de su rica tumba siguen sin ser exploradas porque la actual tecnología arqueológica no se encuentra lo suficientemente avanzada para conservar los invaluables objetos que en ella se encuentran.

La tumba del emperador Qin, de 56, 25k㎡,se describe mejor como un palacio subterráneo con establos,una ciudad interior y otra exterior. El historiador de la dinastía Han Sima Qian detalló lo duro de la construcción, escribió sobre el gran esfuerzo que requirió construir la última morada del emperador. Más de 700.000 prisioneros y trabajadores esclavos la entrada del perímetro de los Guerreros de Terracotaconstruyeron la tumba para conservar los numerosos tesoros que en ella se guardan, ríos de mercurio, constelaciones de perlas y gemas incrustadas en el techo, más una mezcla de objetos valiosos que el emperador necesitaría en su vida posterior y que incluían a soldados vivos, concubinas y criados—y también los artesanos que trabajaron en el mausoleo para que no contaran los secretos de éste. Hoy, el panteón cerrado de Qin Shihuang, a 1,5km del Ejército de Terracota y a 30km de Xi’an, todavía guarda sus secretos. El anodino túmulo se ve rodeado de árboles. En días tranquilos y soleados, el viento sopla arena amarilla a través del campo; lo que puede haber debajo contrasta con el humilde entorno y cautiva la imaginación.

Los Soldados de Terracota son sólo una parte del recinto de la tumba del emperador de Qin. Podrían haberse quedado en el olvido de no haber sido por el descubrimiento casual de unos campesinos locales que excavaban un pozo en 1974. Lo que encontraron convulsionó el mundo de la arqueología.

En un panteón de más o menos 12.000㎡y a 5m bajo tierra se encuentran unos 8.000 soldados de infantería de terracota, arqueros, soldados de caballería y carros formados para la batalla, preparados para defender su emperador. Todos los soldados es más de 8m de altura; los soldados más altos son de mayor graduación y están hechos con arcilla de terracota de 7,6cm de grueso. Cada parte del hueco cuerpo fue hecha separadamente, cuando el tronco, extremidades y manos fueron producidas en masa, las cabezas fueron hechas individualmente y todas las caras de guerreros son diferentes a las otras. Algunas teorías dicen que las caras fueron esculpidas con modelos de otros soldados y artesanos. Las esculturas de terracota muestran un alto nivel escultórico con expresiones faciales individualizadas, peinados y ropajes, y fueron pintadas con armaduras negras, pañuelos rojos y pantalones verdes, aunque el color hace tiempo que se han esfumado. En su calidad de guerreros, todos portan armas, espadas de bronce, lanzas, hachas, arcos, ballestas y alabardas que todavía estaban afiladas cuando se descubrieron las tumbas.

Se han abierto tres zanjas que contienen guerreros, una cuarta que se encuentra cerca fue encontrada vacía. Las zanjas se siguen excavando y en algunas, se ven soldados tendidos como si hubieran caído en combate. Las estatuas sin cabeza y destrozadas dan la tétrica impresión de estar viendo la masacre de un antiguo campo de batalla. Aunque el esfuerzo es inmenso, los arqueólogos continúan uniendo las piezas de los restos destrozados de aquellos soldados que perdieron la batalla contra el tiempo. La zanja 10 es la mayor y contiene unos 6.000 guerreros con carros y caballos. Situada en un gigantesco edificio que se asemeja a un han gar de aviación, los guerreros están protegidos de los elementos y los turistas que los visitan los contemplan desde pasillos elevados. Los guerreros se encuentran alineados en 38 trincheras en dirección al este, hacia la tumba del emperador.

Ejercito de terracota de la dinastía QinLa mayoría de los guerreros de la zanja número 2 todavía están ocultos y la excavación continúa con la mayor parle de la zona cerrada al público. Esta zanja muestra restos de un incendio; la estructura de madera del techo fue incendiada cuando el mausoleo fue saqueado por Xiang Yu, uno de los señores de la guerra que luchó para alcanzar la supremacía después de la caída de la dinastía Qin. Mientras que la primera zanja contiene en su gran mayoría soldados a pie, la segunda es la escuadra móvil, con carros, caballería, y arqueros. Una estatua alta,que se cree pudo ser un general, también fue encontrada en esta zanja.

La tercera zanja es el cuartel general del fantasmagórico ejercito, con 68 estatuas de oficiales alrededor de un carro de guerra. Las vestimentas de los oficiales se diferencian de las de los soldados comunes, ya que visten buenos ropajes y son mucho más altos. Hay una sala de exposiciones con dos carros de bronce desenterrados cerca de la base de la tumba del emperador. Estos elaborados carros fabricados a la mitad del tamaño real están detallados de manera precisa con conductores exactos y caballos decorados con plumas y arneses incrustados de plata y oro. Estos carros decorados de manera tan ostentosa poseen partes movibles, como ventanas que se abren y cierran y pomos giratorios. También hay expuestos objetos de las zanjas que permiten una mejor observación del intrincado trabajo artesanal.

En la entrada del perímetro de los Guerreros de Terracota,los guerreros actuales del mercado lanzan un grito de guerra cuando ven aproximarse a los turistas. Van armados con variada mercancía, desde réplicas de los omnipresentes Ejercito de Terracota hasta postales—la mejor defensa es un buen ataque y eso quiere decir regatear.

El rey Zheng de Qin (pronunciado «chin») unió gran parte de China en sólo diez años, dando por finalizado el período llamado de los Reinos Combatientes. Zheng cambió su nombre por el de Shi Huangdi o Qin Shi Huang (que significa «primer emperador») y fundó la primera dinastía imperial de China.


 


LA CHINA IMPERIAL

Shi Huangdi reorganizó el Gobierno a fin de controlarlo absolutamente todo. Normalizó los pesos y medidas, la escritura china e incluso el ancho de las ruedas de los carros; promulgó las leyes e instituciones de la dinastía Qin e introdujo una única moneda. Fue un modernizador despiadado:abolió los poderes de la aristocracia feudal y envió a sus administradores para que gobernaran las regiones. Construyó caminos y canales, y mejoró la agricultura introduciendo la irrigación y planes de drenaje.

Para proteger a China de los ataques de los bárbaros, Shi Huangdi comenzó la construcción de la Gran Muralla, buena parte de la cual sigue existiendo hoy. Estableció tradiciones imperiales que permanecieron casi inamovibles a través de diferentes períodos dinásticos durante unos dos mil años. Shi Huangdi destruyó muchas obras literarias, incluyendo las de Confucio, y llegó incluso a ejecutar a cuatrocientos eruditos con el fin de asegurar la modernización.

 

La Gran Muralla, que tiene 2.200 años de antigüedad, es hoy una atracción turística muy visitada. Se construyó para proteger a la civilización China de las incursiones devastadoras realizadas por los hunos (nómadas de Xiongnu) y otras tribus procedentes del norte.

Un Supremo Legislador

Su nombre completo era Chin Shi Huang-Di, un nombre que otorgó a un país que ha existido durante más de 2.000 años. Con el paso de los siglos, “Chin” evolucionó hasta convertirse en “China”. En solitario unificó China, liderando a diez veces más súbditos que los faraones de Egipto. Gobernó entre los años 246 y 210 aC, doscientos años antes del nacimiento de Cristo.

Necesitó menos de 40 años para completar su imperio. Un imperio que perduró 1.000 años más que el romano.  Se convirtió en el líder de un imperio de miles y miles de kilómetros, con una población estimada de 30 millones. Levantó la Gran Muralla China en un vasto proyecto que se encargó de unificar construcciones ya existentes, con el objetivo de crear una única y enorme muralla de más de 5.000 kilómetros de largo. En el momento cumbre de la construcción, más de 700.000 personas fueron esclavizadas para conseguir su propósito. Sus arqueros portaban una ballesta equivalente a un fusil soviético AK47, cuyas partes se producían en masa y eran intercambiables.

Un Líder Obsesivo:

* El emperador estaba obsesionado con la inmortalidad y tomaba mercurio para prolongar su vida, aunque ello lo condujo a la locura y probablemente aceleró su muerte.

* Después de haber sobrevivido a varios intentos de asesinato, nunca dormía en la misma cama más de dos veces.

* Un general que se había rebelado en su contra, aceptó cortar su propia cabeza para ser presentada ante el emperador y así aprovechar la oportunidad para asesinarlo.

* Más de 500.000 soldados del reino de Chu murieron en el frente de batalla cuando se atrevieron a enfrentar al ejército del emperador.

* Era un enemigo acérrimo del Confucionismo, reemplazándolo con una rígida filosofía legalista. Cuatrocientos sesenta eruditos confucianos fueron enterrados vivos después de desafiar su régimen.

* Ordenó una de las primeras quemas de libros de la historia, haciendo desaparecer prácticamente todos los escritos de su imperio.




EL MANDATO DEL CIELO

Shi Huangdi era un guerrero que empleaba la caballería en lugar de carros. Estaba acostumbrado a ser obedecido, y algunas de sus acciones le hicieron muy impopular. Sin embargo, exigía respeto y conseguía resultados, y se sirvió de su poder para realizar los cambios con toda rapidez y para unir toda China. A pesar de su tiranía, el emperador obedecía ciertos principios morales. Creía que los dioses le habían otorgado el «mandato del cielo», y que debía ganarse su apoyo gobernando bien. Este principio también implicaba que el emperador podía ser depuesto si gobernaba mal el país.

La vida era muy animada en una típica ciudad de la época Qin, con varios miles de habitantes y un mercado, numerosos edificios y sólidas defensas. Los antiguos chinos eran grandes inventores. En el siglo a.C. idearon la carretilla, que usaban par transportar tanto persona como mercancías. Europa adoptó mil años después.

EL LEGADO QIN

Shi Huangdi murió en el año 210 a.C. Cuatro años después, la dinastía Qin fue derrocada debido a que los cambios y leyes que había promulgado el emperador eran excesivos. Aunque estalló una guerra civil, la idea de un imperio unido permanecía en mente de todos. Un hombre del pueblo, llamado Liu Bang, que había sido funcionario Qin, fundó una nueva dinastía y, como resultado, se ganó el apoyo popular. La dinastía Han iba a gobernar durante cuatrocientos años sobre las bases que había establecido Shi Huangdi.

Shi Huangdi utilizó enormes cantidades de trabajadores forzados para levantar la Gran Muralla. Tenía 2.250 km de largo y se construyó con tierra y escombros. La piedra, los ladrillos y el cemento se añadieron después. La escala de esta operación muestra lo importante que era para los chinos librarse de las incursiones de las tribus del norte. Estas tribus se aprovechaban de la seguridad y prosperidad chinas, y China sufrió grandes pérdidas antes de que se construyera la dad y prosperidad chinas, y China sufrió grandes pérdidas antes de que se construyera la muralla y se venciera a los asaltantes.





No hay comentarios:

Publicar un comentario