lunes, 21 de septiembre de 2015

SOBREDOSIS DE T.V. - THRILLER (1960-1962)







Boris Karloff, el "rey del terror", siempre fue un personaje rentable para la pantalla chica desde los principios de la historia la televisión norteamericana. Ya en 1949 había aparecido en THE MONKEY'S PAW (La Pata de Mono) uno de los más notables episodios de esa temporada de la serie SUSPENSE, versión de TV de una larga serie radial (que salió al aire entre 1942 y 1962). Ese mismo año se lanzó MYSTERY PLAYHOUSE STARRING BORIS KARLOFF, emitido a partir del 22 de septiembre por la cadena ABC. Boris presentaba cada episodio y ocasionalmente protagonizaba algunos. 

En los años '50 Karloff apareció como actor invitado en episodios de algunas series, no relacionadas con el terror, como UNCLE VANYA (3 de septiembre de 1950), episodio de MASTERPIECE PLAYHOUSE; MEMENTO (22 de febrero de 1952) episodio de la serie TALES OF TOMORROW; THE SOUL OF THE GREAT BELL (27 de junio de 1952), episodio de CURTAIN CALL; A CONNECTICUT YANKEE, presentación musical (12 de marzo de 1955) del ciclo MAX LIEBMAN PRESENTS. 

Pero el formato de episodios unitarios de temática ténebre, estaba llamado a ser moda, una saludable moda, en la TV norteamericana (que hoy en día parece querer volver a instalarse). Alfred Hitchcock en su ALFRED HITCHCOCK PRESENTA se convirtió en un duradero éxito y pronto tuvo continuadores como Rod Serling en THE TWILIGHT ZONE y John Newland en ONE STEP BEYOND. Luego de un fallido intento (ese intento se llamó THE VEIL y quedó inconcluso por la quiebra de su compañía productora), se pensó en THRILLER, una serie de episodios unitarios de una hora presentados (y, eventualmente, protagonizados) por Karloff.

THRILLER se lanzó el 13 de septiembre de 1960 y se emitió durante dos temporadas consecutivas (un total de 67 episodios). Los guiones frecuentemente estaban basados en cuentos de autores importantes (18 de los cuales habían aparecido en la revista decana del misterio y el terror de los estados: Weird Tales, la más longeva de las revistas de "pulps" del género). Los guiones estaban firmados por personas como Robert Bloch, Charles Beaumont y otros. Durante los primeros ocho episodios, Fletcher Markle y James P. Cavanaugh fueron productor y editor de historias, respectivamente. Luego fueron reemplazados por Maxwell Shane y William Frye. Entre los directores se podían apreciar veteranos de TWILIGHT ZONE (Douglas Heyes y John Brahm) y el propio director de ONE STEP BEYOND (John Newland), así como también actores que despuntaban sus vicios dirigiendo (Paul Henreid, Ida Lupino, Ray Milland). En sus inicios, las historias estaban orientadas hacia el misterio y el policial, pero poco a poco fue tomando rumbos sobrenaturales o terroríficos.

La serie fue nominada a algunos premios, como el prestigioso "Hugo" a mejor presentación televisiva (año 1962), pero como principal galardón ha conseguido el cautivar a toda una generación, que ha mantenido en su memoria el recuerdo de Boris Karloff como sinónimo del terror, a pesar que estos espectadores no conocieran previamente su carrera como monstruo en Universal Pictures durante los años '30. "Boris Karloff Presenta" ó "La Hora de Boris Karloff" (tal sus títulos en español) también sirvió para prolongar la carrera del anciano Boris, que reinició su carrera cinematográfica (no filmaba nada desde 1958), apareciendo en casi dos docenas de películas hasta su muerte el 2 de febrero de 1969.

------------------------------------------------------------------------------------------

“Thriller” (1960-62), la serie de televisión de la NBC que según el escritor Stephen King, "es probablemente la mejor serie de horror que haya sido transmitida en la televisión”, tuvo un periodo relativamente corto de gestación. Cuando el director de programación de la NBC, Hubbell Robinson, estaba comenzando a tener dificultades dentro de la cadena televisiva, comenzó a trabajar en una serie de antologías de terror para los Revue Studios. Cuando los ejecutivos de la NBC se enteraron de dicho proyecto, le ofrecieron a Robinson un espacio en el horario prime de su parrilla prográmatica. Una vez que llegó a un acuerdo con la NBC, Robinson tendría la difícil misión de seleccionar a quien sería el presentador de la serie. Dado que en una serie de antologias se presentan diversos personajes todas las semanas, es el presentador el encargado de darle cierto sentido de continuidad a la serie, por lo que la decisión no debía ser tomada a la ligera. Es por este motivo que Robinson escogería a la estrella clásica del cine de terror, Boris Karloff, cuyo perfil calzaba a la perfección con el tono de la serie.

Las introducciones de Karloff servirían para establecer desde un inicio, el tono apropiado de misterio e intriga que presentaba cada episodio de la serie, y su frase “Tan seguro como que mi nombre es Boris Karloff, esto es ´Thriller´”, no tardaría en convertirse en uno de los sellos del show. Con un presentador tan popular, “Thriller” parecía tener asegurado el éxito. Además, Robinson se las arregló para publicitar la serie de manera atractiva, asegurando que esta iba a presentar historias de calidad basadas en el rico campo de la literatura de suspenso. A raíz de esto, “Thriller” logró ser vendida sin la necesidad de presentar un episodio piloto, lo que no deja de ser curioso incluso hasta el día de hoy. La producción del primer episodio comenzaría en febrero de 1960, y desde un inicio la serie comenzaría a tener problemas. El primer gran error de Robinson sería el haber definido vagamente el contenido de la serie. Esto gatillaría conflictos ideológicos acerca de la naturaleza de las historias entre Robinson, el productor Fletcher Markle, y el editor de guiones James P. Cavanagh, lo que ciertamente creó un ambiente laboral tenso.

La serie sería transmitida los martes a las 9:00 PM, donde tendría que competir contra la popular, “Red Skelton Show”, de la CBS. El primer episodio sería “The Twisted Image”, el cual sería producido por Markle, y estaría basado en la novela del mismo nombre del escritor William O´Farrell. La trama de dicho episodio se centraba en un oficinista psicopático con delirios de grandeza. Lamentablemente, el episodio recibiría un montón de críticas negativas. El segundo capítulo, “Child´s Play”, sería aún peor, y el tercero, “Worse Than Murder”, parecía indicar que la serie se estaba yendo a pique. Los niveles de audiencia eran bajos, y la crítica había sido inclemente con el show. Para muchos, los primeros episodios de la serie de una hora de duración, se hacían eternos y parecían una mala copia de la más exitosa, “Alfred Hitchcock Presents” (1955-62). Por este motivo, se tuvieron que tomar medidas drásticas. La palabra “thriller” fue redefinida asociándola a dos géneros específicos: las historias de crímenes y los relatos de terror.

Además, el productor Fletcher Markle fue retirado de la serie (los episodios que produjo mostraban una fuerte influencia del film noir, lo que no le gustó a los ejecutivos de la cadena que habían comprado un productor centrado en el género del horror). En su reemplazo llegaría Maxwell Shane, quien ya había escrito el episodio “Rose´s Last Summer”, y durante un tiempo había trabajado en algunas cintas de la RKO y la Universal. Shane se encargaría de los episodios basados en relatos criminales. En general, la calidad de los episodios manejados por él sería bastante variable; por ejemplo “The Fatal Impulse”, fue uno de los episodios que más suspenso presentó, mientras que “The Big Blackout” sería uno de los más bajos de la serie. Robinson además contrataría a William Frye, quien se encargaría de los episodios de terror, y quien además terminaría por cambiar el rumbo de la serie.

El primer episodio producido por Frye sería, “The Purple Room”, el cual sería una historia de fantasmas ambientada en una vieja mansión, y estaría dirigido por Douglas Heyes. El siguiente episodio del productor sería el drama criminal, “The Watcher”, el cual estaría protagonizado por un joven Richard Chamberlain. Luego del éxito de “The Purple Room” y “The Watcher”, los niveles de audiencia de la serie comenzarían a subir. “The Cheaters” y “The Hungry Glass”, dos historias escritas por Robert Bloch, donde la segunda fue protagonizada por un joven William Shatner, vendrían a confirmar el buen momento por el que estaba pasando el show. Sin embargo, el hecho de que la serie presentara historias de horror gótico intercaladas con relatos criminales, terminó confundiendo a los espectadores que no sabían a ciencia cierta con que se encontrarían cada semana. Por momentos, “Thriller” parecía ser la fusión entre dos programas diferentes. Muchos de los episodios de horror tomarían prestado elementos de relatos criminales, creando lo que sería visto por la crítica como una entretenida mezcla de géneros.

Otro de los grandes aciertos de Frye, sería la contratación de Doug Benton como productor asociado. Benton sería el responsable de la utilización de relatos de escritores como Robert Bloch, Cornell Woolrich, Harold Lawlor, y Margaret St. Clair, entre otros. Alrededor de 18 guiones de “Thriller” se basarían en historias publicadas en la famosa revista norteamericana de terror y ciencia ficción, “Weird Tales”. Gracias a esto y a los cambios impulsados por Frye, “Thriller” logró construir una identidad propia, alejándose de lo visto en series como “Twilight Zone” (1959-64), o la ya mencionada “Alfred Hitchcock Presents”. Luego de la transmisión del episodio de la primera temporada, “Yours Truly, Jack the Ripper”, el cual estaba basado en la historia del mismo nombre escrita por Robert Bloch, Robinson tomaría una importante decisión: contratar a Bloch como un guionista estable de la serie. El primer episodio escrito por Bloch para la serie sería, “The Devil´s Ticket”, al cual le seguiría “A Good Imagination”, los que pasarían a ser dos de los mejores episodios del show.

Ya para fines de la primera temporada (constituida por 37 episodios), “Thriller” se había convertido en una serie exitosa. Esto le permitió contar con una serie de estrellas invitadas durante la segunda temporada, como por ejemplo Ron Ely quien participó en “Waxworks”; Ursula Andress en “La Strega”; Bruce Dern en “The Remarkable Mrs. Hawk”; Elizabeth Montogomery en “Masquerade”; y Mary Tyler Moore en “The Fatal Impulse” y “Man of Mistery”. Cuando finalizó la primera temporada, Maxwell Shane abandonó el show. Aunque sin duda su partida sería lamentable, ya que aportó con una buena cantidad de episodios memorables, la verdad es que fue Frye el responsable de salvar a “Thriller” de la cancelación. De hecho, Frye se encargaría de producir casi la totalidad de los episodios de la segunda temporada, la cual comenzaría el 18 de septiembre de 1961, con el episodio “What Beckoning Ghost?”. Este sería seguido por “Guillotine”, y por “The Premature Burial”, el cual era una adaptación de uno de los relatos de Edgar Allan Poe, y sería el segundo episodio en contar con Karloff como protagonista (el primero fue “The Prediction”).

“The Last of the Sommervilles”, también contaría con la participación de Karloff, mientras que “The Remarkable Mrs. Hawk”, fue protagonizada por nada menos que por John Carradine, otra de las leyendas del cine de terror. Por otra parte, el episodio “The Return of Andrew Bentley”, sería la única contribución del escritor Richard Matheson a la serie. Curiosamente, Matheson había sido uno de los primeros guionistas que Frye contactaría a su llegada a la serie. Sin embargo, cuando el guión que Matheson entregó fue reescrito sin su consentimiento, este se molestó y nunca más volvió a colaborar con la serie. Pese a los buenos resultados de la serie, un espectro que estaba rondando alrededor del show se hizo presente con resultados desastrosos. Su nombre era Alfred Hitchcock. Cuando “Thriller” comenzó a obtener mejores resultados de audiencia que la serie presentada por Hitchcock, el maestro del suspenso hizo ver su malestar. De hecho, el director le daría un ultimatúm a los ejecutivos de la NBC: él no seguiría trabajando en la serie a no ser de que “Thriller” fuera retirada por un año de la pantalla. Aunque a la cadena televisiva le costó tomar una decisión, finalmente “Thriller” sería cancelada. Según las mismas palabras de Frye: “La influencia de Hitchcock en la NBC era mucho mayor que la de Karloff”.

Los últimos episodios de la segunda temporada bajarían un poco su calidad en relación al resto de los episodios de la serie, lo que respondería al malestar que se estaba experimentando en el equipo encargado de realizar la serie. De hecho, el último capítulo de “Thriller” titulado, “The Specialist”, sería nada menos que un episodio piloto de una serie que la NBC había decidido no estrenar. Luego de 67 episodios, “Thriller” abandonó la pantalla chica. Como era de esperarse, “Alfred Hitchcock Presents” se benefició de la cancelación de “Thriller”. La seríe ahora llamada “The Alfred Hitchcock Hour”, comenzó a presentar historias de terror, algo que Hitchcock había evitado anteriormente, dejando en evidencia la influencia que “Thriller” había ejercido en el show del director británico. En cuanto a “Thriller”, esta comenzó a ser emitida por medio de sindicación, llamando la atención de un sinnúmero de espectadores alrededor del globo. Vista hoy en día, “Thriller” sigue siendo considerada como un modelo exitoso de lo que deberia ser una serie de terror. En muchos sentidos fue una serie como ninguna otra; no estuvo sometida a la censura de la NBC, fue bendecida con un productor inteligente y con buen gusto, y tuvo como presentador a un ícono del género del horror. Competente evidencia de su popularidad fue la edición de una colección con cuentos terroríficos, cuyos primeros dos números tuvieron el título de “Boris Karloff Thriller” (1962-1963). Dichos cuentos más tarde se titularía como “Boris Karloff´s Tales Of Mystery”, y serían publicados durante casi dos décadas.


Clip - "El Gabinete", episodio completo:



No hay comentarios:

Publicar un comentario